García Elorrio sale a buscar heridos de Cambiemos

El carnicero de Urca

Fue una semana corta pero intensa. Se ve que lo que la gente cobró, un par de compritas hubo y al menos arrancamos este marzo complicado con algo en la caja. Lo mismo el arranque de clases vino cruel y lo poco que entra de un lado, se va en instantes por el otro. La familia se quedó esperando las vacaciones pero se tuvieron que contentar con un paseíto por las sierras en Carnaval.

Ya les dije que el año que viene los llevo al mar. Así que espero que se hagan realidad los anuncios de reactivación y que los muchachos de HDC me dejen seguir escribiendo esta columna durante este año movidito.

Esta semana todo el mundo anduvo hablando de política por la carnicería. Que lo de Macri, que el escándalo Negri-Mestre, que la salud de Schiaretti, que el vice… Todos vienen y te tiran la posta con algo. Con las campañas y la definición de los candidatos pasa lo mismo que con los asados y la manera de hacerlos: cada uno tiene su gusto y estilo y lo defiende como si fuese el mejor y único. Yo soy carnicero desde la adolescencia y me acostumbré a venderles a todos, y que cada cual haga con la carne lo quiera. Lo mismo con el voto.

Uno de mis clientes me contó que en Cambiemos está quedando el tendal de heridos y que ya han salido las ambulancias de los otros partidos para recogerlos.

Justo estaba en eso cuando entró un viejo cliente, que es muy amigo del legislador Aurelio García Elorrio, y se prendió en la charla.

Aurelio se frota las manos, arrancó el hombre antes de pedirme algún corte para hacerlo al horno mechado.

Y me contó que él hace rato viene orejeando la interna de Cambiemos para ver qué le puede sacar. Ahora, siguió, se le amplió el panorama.

Me dijo que ya habló con algunos de los que son colegas en la Legislatura y que no renuevan y con otros que no son legisladores.

Según mi cliente, el legislador de Encuentro Vecinal está muy entusiasmado. Con el cliente anterior, que ya había terminado pero se quedó escuchando, sólo nos mirábamos.

Antes de pagar, el viejo cliente hizo una aclaración, que me parece era obvia. García Elorrio puso como condición a los que se sumen a su lista que estén abiertamente en contra de la legalización del aborto.

Se fueron los dos vecinos juntos. Yo limpié los cuchillos, pasé la rejilla por el mostrador, controlé que la caja estuviese bien cerrada y quedé pensando que de estas cosas de la política entiendo cada vez menos.

Nos vemos el lunes.

11 Marzo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar