Córdoba, pionera en medir la paridad de género en la política

OBSERVATORIO | Ivana Saltanovich

El Gobierno de la Provincia puso en marcha, en octubre de 2018, Lideresas para la participación política, un programa que promueve la incursión, la inclusión y el liderazgo de las mujeres en todos los ámbitos, para fortalecer y garantizar la participación igualitaria en los espacios y niveles de la vida pública, y así afianzar la democracia.
Parte del plan de acción de Lideresas consiste en activar un Observatorio de Paridad Política para el desarrollo de indicadores. Fue así como días atrás las investigadoras Aileen Allen, consultora de ONU Mujeres; Mariana Caminotti, del Conicet; y Alejandra García, responsable de Género de PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) presentaron el Córdoba los resultados de la primera medición del índice de paridad impulsada en una provincia de nuestro país.
Córdoba obtuvo un puntaje promedio de 50,1, ubicándose en un escenario “alto” del indicador que elabora el Gobierno en conjunto con ONU Mujeres, PNUD e Idea Internacional, a través del programa “Atenea”.

“Los resultados arrojados, trazaron un cuadro de situación de la paridad política en la provincia, un punto de partida que indica que existen áreas significativas de progreso, aunque también hay importantes desafíos que atender para que la paridad en la toma de decisiones públicas sea una realidad efectiva”, esbozó Aileen Allen.
Un primer dato que surge de este diagnóstico -y por eso el informe se llama “El camino hacia la paridad”- es que nuestra provincia es una de las primeras del país que ha tenido una ley de paridad de género para cargos públicos y políticos. “Se trata de una ley pionera que se puso en vigencia cuando la discusión de la paridad no estaba instalada, ni en Latinoamérica, ni en Argentina”, advirtió Mariana Caminotti.

Lo interesante del índice es que permite tener una medida global de cómo está Córdoba. Esto pone a la paridad en perspectiva. Básicamente se miden dos cosas: el acceso de mujeres a ciertos cargos y las condiciones existentes para el ejercicio para esos cargos. Y por eso se toma el marco normativo. Lo que se mira es una foto del momento en el que se toman los datos. Por un lado, te permite ver una medida global de cómo está la provincia y por el otro donde están los mayores progresos y desafíos. “Al caso de Córdoba lo comparamos con el índice nacional que se hizo hace muy poquito. Esta foto de la provincia es previa a la última elección”, agregó Alejandra García.

En general, Córdoba obtuvo un puntaje promedio de 50,1 sobre un total de 100 puntos posibles, que la ubica por encima del promedio nacional. Al considerar las siete dimensiones del Índice, el puntaje más alto se alcanzó en las referidas al “Poder Judicial” (con 66,7 puntos sobre 100), “Compromisos con la igualdad en la constitución y el marco legal” (60 puntos) y “Gobierno municipal” (59,8 puntos). Por su parte, los puntajes más bajos se registran en las dimensiones “Partidos Políticos” (26,3 puntos) y “Poder Ejecutivo y administración pública” (32,3 puntos). Es decir, si bien en tres de las siete dimensiones de análisis la provincia obtuvo puntuaciones superiores a los 50 puntos (lo cual implica condiciones más propicias para la participación de las mujeres en lo público), en otras cuatro los avances parecen ser más lentos, sobre todo teniendo en cuenta que Córdoba ha sido, en el impulso de la paridad, una provincia pionera en el contexto nacional.

Cabe recordar que Córdoba se caracteriza por contar con una de las primeras leyes de paridad de género del país (aprobada en el año 2000), lo cual la posiciona como un caso testigo a la hora de analizar los avances y los retos en la generación de condiciones de igualdad real en el acceso a puestos de decisión en los distintos poderes del Estado, los gobiernos locales y los partidos políticos.

El desafío de la esfera pública y partidos políticos

En el extremo de las dimensiones con menores puntajes, la de “Partidos políticos” es la que registra un bajo nivel de compromiso con los principios de igualdad de género y no discriminación por sexo, principalmente en las cartas orgánicas. El segundo puntaje más bajo lo ocupa la dimensión “Poder Ejecutivo y Administración Pública”. Al momento de la medición del Índice de Paridad Política ninguna mujer desempeñaba el cargo de ministra en la Provincia. A su vez, respecto del indicador que puntúa la existencia y el nivel jerárquico del área de la mujer o de género en el Poder Ejecutivo, Córdoba logró solo la mitad del máximo puntaje posible (50 puntos sobre 100), pues el Consejo Provincial de las Mujeres no tiene rango ministerial.

Conclusión 

“El análisis y las conclusiones del diagnóstico de la paridad en Córdoba permiten detectar desafíos para profundizar el camino hacia una democracia paritaria en la provincia”, reza el cierre del informe. El documento plantea propuestas de reforma para cada una de las dimensiones abordadas. Entre ellas se destaca la de “promover la incorporación del principio de paridad de género en una eventual reforma de la Constitución provincial; y “fortalecer la Ley de Participación Equivalente de Géneros, estableciendo el criterio de paridad horizontal, para su aplicación en distritos uninominales y evaluar la posibilidad de introducir un principio de competitividad que impida que los partidos postulen a las mujeres candidatas en aquellos distritos donde no tienen chances de ganar o donde han perdido al menos en las dos últimas elecciones. También la de “generar ejercicios y campañas de sensibilización a actores clave (en particular a comunicadores/as) que visibilicen la importancia de la paridad y la igualdad sustantiva como dimensiones fundamentales de una democracia participativa e incluyente”, entre otras.

11 Septiembre 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar