Perros y gatos suelen presentar enfermedades cardíacas

Según un especialista, las mascotas pueden traer estas patologías desde nacimiento o se pueden generar con el paso del tiempo.

En los animales también se suelen presentar enfermedades que vienen desde el nacimiento que son las llamadas congénitas y aquellas que se generan con el paso del tiempo. Pablo Carle, médico veterinario cardiólogo (cardiólogo (M.P. Neuquén 256), radicado en San Martín de los Andes, realiza una distinción entre las diferentes razas que pueden padecer estas complicaciones y explica cómo se producen las enfermedades cardíacas, sus causas y prevenciones.

El especialista señaló que hay razas que tienen una genética con mayor predisposición a problemas cardíacos, como el Caniche Toy, Maltés, Schnauzer, Boxer, Doberman, Bulldog Inglés y Francés entre otras. Además, apuntó a que el principal signo que se exhibe es el soplo. Por otro lado, explicó que aparte de la genética, el origen de estas patologías puede producirse por desnutrición, infecciones, tumores vinculados al corazón, efectos secundarios de quimioterapia, parásitos. Incluso, las enfermedades suelen incrementarse a medida que la mascota tiene más años, es decir, existe una correlación entre su porcentaje de incidencia y la edad.

Carle sostuvo que la enfermedad cardíaca en perros y gatos va en aumento y por lo general, es silenciosa, hasta que se hacen presentes. Los perros de tamaño pequeño, a partir de los siete años, suelen desarrollar alteraciones valvulares que aumenta con la edad. “La cardiopatía que más se diagnostica es la denominada enfermedad valvular degenerativa crónica y afecta principalmente a una de las principales válvulas cardíacas llamada mitral”, explicó Carle.

La válvula en cuestión se localiza en el lado izquierdo del corazón y al abrirse permite el pasaje de sangre desde la aurícula hacia el ventrículo izquierdo. En cambio, al cerrarse impide que el flujo sanguíneo retorne. En la misma línea, el médico aclaró que con esta patología, la válvula se deforma, engrosa sus bordes quedando más corta y cerrando de forma defectuosa.

Los perros de tamaño grande tienen una mayor incidencia de patologías del corazón y van perdiendo su fuerza de contracción por adelgazamiento. En cuanto a los gatos, estos también tienen una mayor incidencia y se puede engrosar, reduciendo el tamaño de las cámaras o adelgazar produciendo dilataciones de las mismas y pérdida en la fuerza de contracción.

Por último, Carle remarcó algunos signos de alerta a tener en cuenta con las mascotas. Primero, señaló la tos como síntoma que se efectúa en perros pero no en gatos; cambios en la forma de respirar; dificultar para respirar, se agita en forma constante; Mayor esfuerzo abdominal para respirar; decaimiento; abdomen hinchado; disminución del apetito; inquietud durante la noche.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar