Dura condena de la ONU a la política migratoria de Trump

Bachelet dijo que estaba horrorizada por los campamentos y que la detención de niños 

WASHINGTON.- A días del funesto informe presentado sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, el alto Comisionado de las Naciones Unidas para los DD.HH. condenó ayer las condiciones “indignas” y “dañinas” en que se encuentran los migrantes recluidos en la frontera sur de Estados Unidos, exigiendo a la Administración de Donald Trump que los niños nunca sean detenidos o separados de sus familias.

La titular del organismo, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, aseguró que estaba “horrorizada” por los campamentos de migrantes inspeccionados en la frontera con México, y dijo que los organismos de derechos humanos de la ONU habían descubierto que la detención de niños puede constituir un “trato cruel, inhumano o degradante”, prohibido por el derecho internacional. “Como pediatra, pero también como madre y ex jefa de Estado, estoy profundamente impactada de que los niños sean obligados a dormir en el suelo en instalaciones superpobladas, sin acceso a cuidados de salud o a alimentos adecuados y en malas condiciones sanitarias”, declaró Bachelet, quien enfatizó que “detener a un niño, incluso por períodos cortos en buenas condiciones, puede tener un impacto grave en su salud y desarrollo. Considere el daño que se está haciendo todos los días al permitir que esta situación alarmante continúe”.

En un mensaje directo a Trump, Bachelet instó a las autoridades a encontrar alternativas sin custodia para niños y adultos: “Cualquier privación de libertad de los migrantes adultos y refugiados debe ser una medida de último recurso”, enfatizó. El pronunciamiento se produce pocos días después de que un informe interno del gobierno estadounidense advirtiera sobre un hacinamiento peligroso en los centros de detención de migrantes en Texas, aunque Trump calificó a la historia como un engaño y prometió mostrar las condiciones reales de los centros de detención a la prensa. Es más, la respuesta del mandatario republicano fue una mayor militarización de la frontera: el Departamento de Seguridad Nacional solicitó la asistencia de 1.000 soldados adicionales para ayudar al Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a manejar la crisis de migrante en Texas.

Salvini endurece más sus políticas

ROMA.- La política de criminalización de la inmigración puesta en práctica por Donald Trump tiene un émulo sin igual en Italia, donde el ministro del Interior y vicepresidente, Matteo Salvini, anunció un nuevo endurecimiento de la legislación para combatir el rescate de inmigrantes en el mar Mediterráneo. Luego de los últimos desembarcos de naves humanitarias en el puerto de Lampedusa, el partido de Salvini, La Liga, presentó una enmienda al decreto sobre seguridad para introducir el arresto del capitán y aumentar hasta a un millón de euros la sanción a los barcos de las ONG que rescaten a migrantes sin autorización del Estado.

El lunes, el Gobierno multó con 50.000 euros y les incautó el barco a la ONG alemana Sea Watch y el velero a la italiana Mediterránea por desafía su política de puertos cerrados a la inmigración. Salvini anunció además que desplegará barcos militares en sus puertos para bloquear el ingreso de embarcaciones con náufragos. La oficina de la ONU comandada por Michelle Bachelet también condenó ayer las acciones contra personas y organizaciones que brindan a los migrantes agua, alimentos, atención médica y refugio, al calificarlo como “un imperativo de derechos humanos que debe respetarse en todo momento y para todas las personas necesitadas”.

10 Julio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar