Sérgio Moro se toma licencia en medio del escándalo del Lava Jato

En medio del escándalo por el supuesto direccionamiento de la operación Lava Jato, el actual ministro de Justicia de Brasil y ex juez a cargo de aquella investigación, Sérgio Moro, anunció que se tomará una licencia sin goce de sueldo durante cinco días “por cuestiones personales”

BRASILIA.- En medio del escándalo por el supuesto direccionamiento de la operación Lava Jato, el actual ministro de Justicia de Brasil y ex juez a cargo de aquella investigación, Sérgio Moro, anunció que se tomará una licencia sin goce de sueldo durante cinco días “por cuestiones personales”. La noticia llega en pleno terremoto político desatado por las filtraciones del sitio The Intercept, que reveló conversaciones del ex juez con los fiscales del Lava Jato para direccionar la causa contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, algo prohibido por el Código Penal brasileño. El pedido de licencia se conoció el lunes, un día después de que Moro se mostrara junto al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el estadio Maracaná en la final de la Copa América, donde ambos buscaron en vano levantar su alicaída imagen popular: no sólo fueron fuertemente abucheado cada vez que aparecían en las pantallas del estadio, sino también cuando el jefe de Estado bajó a la cancha para entregar el trofeo que consagró como campeón del continente a la selección brasileña de fútbol.

Ocurre que el escándalo político y judicial terminó de sacudir a una gestión que cerró sus primeros seis meses de manera desastrosa: el PBI se contrajo un 0,2% en el primer trimestre, el desempleo sigue por encima de 12% y las previsiones de crecimiento, que en enero eran del 3%, ya se desplomaron a un mísero 0,8%. Según la más reciente encuesta de Ibope, la aprobación de Bolsonaro cayó de 49% en enero a 32% en junio, mientras que la cifra de quienes lo reprueban aumentó del 11% al 32%.

Sobre este panorama, los diálogos mantenidos entre Moro y los fiscales del Lava Jato en pleno proceso destruyen la promesa de transparencia y anticorrupción que portaba Bolsonaro, al revelar que Moro dirigió ilegalmente el proceso para condenar al ex presidente Lula, sugiriendo pruebas a los fiscales y hasta el orden de operaciones, anticipándoles alguno de sus fallos y orientando al jefe de la parte acusadora, Deltan Dallagnol, en el proceso, acciones que podrían derivar en la anulación de sus sentencias. Vale recordar que el juicio contra Lula derivó en su encarcelamiento hace más de un año, algo que habilitó la elección de Bolsonaro en noviembre pasado.

10 Julio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar