Lizarralde trató de revertir las pruebas que lo complican

Gonzalo Lizarralde, acusado del crimen de Paola Acosta y el intento de asesinato de su hija Martina, declaró ayer por 15 minutos en el juicio que se le sigue con la intención de ensayar una defensa luego de los múltiples testimonios que lo comprometen. 
En la oportunidad, el imputado buscó desestimar las presuntas manchas de sangre que se habrían observado en su camioneta. "Las manchas en la camioneta eran ácido de batería", dijo Lizarralde. Un dato que llamó la atención es que en su exposición el acusado nunca negó la imputación ni se refirió al crimen. Sí mencionó que el miércoles 17 de septiembre del año pasado le envió un mensaje de WhatsApp a Paola para coordinar la entrega de la cuota alimentaria de su hija Martina. Dijo también que ella le respondió, que él fue a la casa, le pagó y se volvió.
 
En todo momento, Lizarralde se esforzó en tratar de desmentir la información que se viene recabando en el juicio. Por ejemplo, dijo que efectivamente el 18 de septiembre, un día después del crimen de Paola, hizo un reparto en la zona del puente Zípoli, donde luego apareció el cadáver de la víctima. De todos modos, negó haberse bajado de la camioneta, como declaró el empleado de la fábrica Ignacio Chávez Castro, pero admitió haber señalado que había "olor a bosta" en el sector donde justamente serían encontradas luego Paola y Martina. También remarcó que era habitual para él lavar con frecuencia su camioneta. Incluso dijo que pidió a un empleado del lavadero que se esforzara en quitar una mancha porque era supuestamente aceite de una batería que había transportado en su vehículo.
 
Más tarde, el fiscal de la Cámara 11 del Crimen, Diego Albornoz, insistió en que los peritos “han sacado 21 muestras de sangre" del vehículo. "Es la defensa de él. No está obligado a decir verdades", completó el fiscal. Precisamente, la perito Carolina Marotte confirmó que levantó 14 muestras de sangre de la camioneta y que luego con el sistema Luminol se recolectaron 21 más. En tanto, la genetista Nidia María Modesti ratificó que "se recuperó perfil de ADN compatible con Paola Acosta". También declararon el sargento Daniel Alejandro Sciortino, el perito Hugo Fernández y una empleada de la sandwichería de los Lizarralde, Lorena Lamarca. El juicio continuará el jueves con dos testigos más y una inspección ocular a la camioneta. Se espera que la sentencia se conozca la semana que viene. Finalmente, Maru Acosta, hermana de Paola, dijo después de la audiencia que a su criterio la declaración de Lizarralde no aportó nada.
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar