Moscú culpó a Israel por el derribo de un avión en Siria

Anunció el refuerzo de las defensas sirias con misiles antiaéreos de última generación

MOSCÚ. - La tensión en Siria no deja de crecer a la luz de los intereses cruzados que se disputan su territorio estratégico. En las últimas horas, el gobierno del presidente Vladímir Putin acusó formalmente a Israel del derribo, el 17 de septiembre, de un avión de transporte militar en el que murieron 15 soldados rusos, a la vez que anunció un fuerte refuerzo de la defensa antiaérea siria, lo que pone en crisis las relaciones con el país hebreo.

El avión IL-20 turbohélice de reconocimiento regresaba ese día a su base de Hmeymin, en las proximidades de Latakia, cuando fue alcanzado por error por un misil sirio. Los sistemas de defensa antiaérea del régimen de Bashar al-Ásad estaban repeliendo en ese momento un ataque aéreo de Israel: si bien en un primer momento Putin aceptó las explicaciones de su par hebreo, Benjamin Netanyahu -quien sostiene que en el momento de la embestida sus cazas ya habían concluido la misión y se habían retirado del lugar-, el domingo Moscú publicó un informe en el que asegura que la nave no pudo salir de la zona donde se estaba produciendo el ataque porque Israel comunicó mal los datos de la operación militar.

“Los oficiales israelíes nos informaron mal sobre el lugar del ataque, con lo que no pudimos sacar al Il-20 a una zona segura”, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, quien aseguró que “el accionar de los pilotos de los cazas israelíes que derivó en la muerte de 15 militares rusos evidencia su falta de profesionalidad o, cuando menos, una negligencia criminal”.

“Según nuestros expertos militares, fueron actos premeditados de los pilotos israelíes, algo que sólo puede dañar nuestras relaciones” con Israel, profundizó ayer el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, quien acusó a los pilotos hebreos de “utilizar como escudo” el avión ruso para evitar las defensas sirias y e incluso los culpó de “dificultar las labores de rescate” de los militares accidentados en el siniestro.

El propio Putin se comunicó con Netanyahu para dejarle en claro que no aceptaba su versión de los hechos: “La información brindada por el Ejército israelí (...) es contraria a las conclusiones del Ministerio de Defensa ruso”, argumentó el presidente Putin, antes de anunciar al premier israelí las medidas que tomaría Moscú: el refuerzo de las defensas sirias con baterías de misiles antiaéreos S-300, “capaces de interceptar aparatos a una distancia de más de 250 kilómetros y de atacar al mismo tiempo varios blancos en el aire”, según explicó el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu. Lo que no hará más que profundizar el polvorín en que se ha convertido siria.

25 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar