Guaidó redobla la presión sobre Maduro

Tras las multitudinarias marchas del sábado, anunció la puesta en marcha de un plan internacional de ayuda humanitaria al país y convocó a nuevas protestas

La tensión política y social en Venezuela no afloja tras la demostración de fuerzas realizada el sábado tanto por el oficialismo como por la oposición en las calles de Caracas. El autoproclamado mandatario interino Juan Guaidó anunció en efecto ayer que pedirá a la Unión Europea (UE) ayuda humanitaria y la protección de los activos venezolanos en el viejo continente, a pocas horas de cumplirse el ultimátum europeo dado al presidente Nicolás Maduro para que acepte “elecciones libres”.

“Vamos a ejercer nuestras competencias para atender la crisis, restablecer la democracia y lograr la libertad” en Venezuela, escribió en Twitter el jefe del Parlamento opositor, quien anunció la existencia de una “coalición nacional e internacional con tres centros de acopio” de medicinas y alimentos en Colombia, Brasil y una isla caribeña. Aunque sin dar fechas sobre la llegada de esa ayuda humanitaria, Guaidó sí anticipó que habrá una movilización para exigir a los militares que dejen entrar esa ayuda al país.

Ocurre que Maduro rechaza la opción de recibir cualquier colaboración externa porque entiende que detrás está Estados Unidos con su objetivo de desestabilizarlo. Pero mientras Guaidó intenta mostrarse como gestor de la crisis social y política que sacude al país, al mismo tiempo se apoya en el ultimátum dado por Francia, España, Alemania, Reino Unido, Portugal y Holanda a Maduro para que convoque a nuevas elecciones presidenciales: la fecha límite vencía ayer a la medianoche, por lo que se espera que la UE reconozca hoy al líder opositor como presidente legítimo del país “hasta que se convoque a nuevas elecciones”. Sin embargo, los mismos países abrieron el fin de semana un camino de diálogo al aceptar participar el jueves de una cumbre en Uruguay para buscar una salida a la crisis.

 Con el país absolutamente dividido, como se vio el sábado con las masivas manifestaciones convocadas por Guaidó y Maduro en Caracas para escenificar sus respectivas bases de apoyo, el rumbo que tomará la crisis es cada día más incierto.

El propio Maduro reveló el sábado que evalúa adelantar las elecciones legislativas, en una medida que en el fondo apuesta a quitarle poder a la oposición (que precisamente controla la Asamblea Nacional). También manifestó su disposición a aceptar la mesa de diálogo que promueven México, Uruguay, Bolivia y los países del Caribe agrupados en Caricom, aunque reclamó que se levanten las sanciones “y el robo del dinero por parte del gobierno” estadounidense.

Sin embargo, ese mismo día Guaidó reunió a miles de seguidores en Caracas, demostrando que cuenta con un creciente respaldo popular. Allí, reiteró su reclamo a los militares para que abandonen a Maduro: “Tienen un rol esencial en la reconstrucción de Venezuela”, anticipó. “Cerramos enero con fuerza, un enero que nunca vamos a olvidar en este país, así como nos enfrentamos a un febrero que tiene que ser determinante”, expresó Guaidó al convocar a otra movilización para el 12 de febrero, por el Día de la Juventud.

Horas antes, había obtenido un importante triunfo simbólico cuando el general Francisco Yánez, jefe de la Aviación Militar, desconoció a Maduro en un video que se difundió en redes sociales: “El 90% de las Fuerzas Armadas no están con el dictador, están con el pueblo”, dijo allí Yánez, quien aseguró que la “transición a la democracia es inminente”.

Trump insiste con la “opción militar” 

La presión internacional sobre Nicolás Maduro se acrecienta a cada hora, con Estados Unidos a la cabeza: ayer, el presidente norteamericano Donald Trump insistió con que la “opción militar” en el país caribeño es una posibilidad y aseguró que rechazó reunirse con su par venezolano meses atrás. “Hace unos meses él quería reunirse”, aseguró Trump en una entrevista con la cadena CBS, donde dijo que decidió rechazar el pedido de Maduro por “las muchas cosas realmente horribles que suceden en Venezuela”.

Trump reiteró además que la opción de una intervención militar sigue vigente: “Ciertamente, es algo que está en… es una opción”, afirmó. Horas antes, su asesor en seguridad, John Bolton, había advertido a Maduro que si no deja pronto el poder, “puede acabar en Guantánamo”, por la siniestra prisión para sospechosos de terrorismo.

Duras críticas de la ONU a las sanciones 

El relator especial de la ONU para los derechos humanos, Idriss Jazairy, cuestionó duramente las sanciones económicas anunciadas por el gobierno de Estados Unidos a Venezuela, al asegurar que buscan agudizar aún más la crisis. “El uso de sanciones por parte de poderes externos para derrocar a un gobierno electo está en violación de todas las normas del derecho internacional”, aseveró Jazairy, quien consideró que “las sanciones económicas están agravando la ya aguda crisis que afecta a la economía venezolana”.

A su vez, la Unión Europea (UE) anunció que participará de la primera reunión del grupo de contacto internacional sobre Venezuela convocada por los países que mantienen una “posición neutral” para el próximo jueves en Uruguay. La cumbre buscará auspiciar un diálogo para convocar a “elecciones libres, transparentes y creíbles” en Venezuela. 

04 Febrero 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar