El papa alertó por la situación del Amazonas

El padre de la iglesia abrió el sínodo con una fuerte denuncia de “los nuevos colonialismos”

ROMA.- El papa Francisco inauguró ayer el sínodo especial de obispos sobre el Amazonas con una dura condena a los incendios registrados en los últimos meses en la selva tropical, que adjudicó a los “nuevos colonialismos” existentes en Latinoamérica.

Con una misa solemne que contó con la participación de más de 200 curas entre obispos y cardenales de todo el mundo, así como también numerosos indígenas provenientes del Amazonas, el papa inauguró este encuentro que durará hasta el 27 de octubre y volverá a escenificar la batalla entre reformistas y conservadores dentro de la iglesia católica. En efecto, si bien el sínodo discutirá sobre la realidad amazónica y la de sus pueblos, así como también los desafíos que implica para la iglesia, al mismo tiempo podría aprobarse la figura “viri probati”, que permitiría que hombres casados, respetados por sus comunidades, puedan ser ordenados sacerdotes, así como también la creación de ministerios femeninos.

“Cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto, no es el fuego de Dios, sino del mundo”, dijo Francisco en la apertura del encuentro, donde recalcó que “el fuego aplicado por los intereses que destruyen, como el que recientemente ha devastado el Amazonas, no es el del Evangelio. El fuego de Dios es calor que atrae y reúne en unidad”. El papa criticó los “nuevos colonialismos” que “quieren sacar adelante solo las propias ideas, hacer el propio grupo, quemar lo diferente para uniformar todos y todo”; a la vez que recordó “cuántas veces el don de Dios no ha sido ofrecido sino impuesto, cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización”.

“Queridos hermanos, sintámonos convocados aquí para servir, poniendo en el centro el don de Dios”, pidió el papa en su sermón, en el que llamó a no defender el “status quo” sino una “prudencia audaz” guiada por el espíritu santo. “Si todo permanece como está, si nuestros días están marcados por el ‘siempre se ha hecho así’, el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo”, subrayó e insistió en que “reavivar el don en el fuego del espíritu es lo contrario a dejar que las cosas sigan su curso sin hacer nada”.

Detener la deforestación y la devastación de las comunidades indígenas son claves para el movimiento católico del Amazonas y son los puntos de partida de los debates que se iniciarán hoy en el Vaticano e incluyen a 113 “padres sinodales” provenientes de la región panamazónica, además de obispos de todo el mundo junto con expertos, misioneros e indígenas. Los trabajos se basarán en un documento de trabajo de 80 páginas, en el que se pide escuchar el grito de la “Madre Tierra”, asaltada y gravemente herida por el modelo económico basado en un “desarrollo depredador”, “que mata”, “saquea”, “destruye” y “aniquila”, según propone el texto, que fue calificado de “hereje” por los sectores conservadores.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar