Piñera intenta buscar una salida al caos social

Las manifestaciones se expanden pese a la fuerte represión, que ya dejó un número de 15 fallecidos y un total de 2.643 detenidos 

SANTIAGO DE CHILE.- Ni la militarización total de las calles, ni la suspensión de los derechos ciudadanos con el “toque de queda”, ni la fuerte represión ejercida por las fuerzas de seguridad habían detenido ayer la rebelión social en Chile, donde miles de ciudadanos volvieron a manifestarse en las principales ciudades del país contra el modelo económico del presidente Sebastián Piñera.

La envergadura de la crisis quedó reflejada en las cifras de muertos: el propio Gobierno admitió que ascendió a 15 personas, aunque argumentó que la mayoría se produjo en contextos de “quemas y saqueos, principalmente en comercios”. La Fiscalía General confirmó después que al menos cuatro fallecimientos fueron causados por los militares.

Los detenidos, en tanto, alcanzan a 2.643 personas desde el estallido social. Otro panorama ofreció también el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que denunció malos tratos, torturas y hasta vejaciones sexuales en las detenciones ocurridas en todo el país.

La difusión en las redes sociales de videos sobre la feroz represión ya había instalado el tema en el escenario internacional. Decenas de videos muestran a soldados disparando impunemente, apremios ilegales en plena calle y hasta secuestros de ciudadanos por parte de las fuerzas de seguridad en plena luz del día. Aun así, organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) o el Grupo de Lima no se habían pronunciaron sobre la situación, mientras que Amnistía Internacional denunció violaciones a los derechos humanos.

Miles de ciudadanos volvieron a concentrarse ayer en las Plazas Italia y Ñuñoa, así como en la Alameda, la más populosa avenida de Santiago, exigiendo la renuncia de Piñera en un contexto dominado por decenas de camiones con soldados, policías y militares armados en las calles y helicópteros en el cielo. Los choques e incidentes volvieron a repetirse con algunos grupos menores, así como también en otras ciudades como Valparaíso o Iquique, aunque muchas protestas fueron relativamente pacíficas. Armados con cacerolas, los chilenos llenaron las plazas del país mientras que los Carabineros los intentaban dispersar con chorros de agua y gases lacrimógenos. El Ejército, a su vez, renovó el “toque de queda” entre las 20 de anoche y las 5 de la madrugada de hoy. Mientras que el propio Piñera salió por la noche a pedir “perdón” a los chilenos y a lanzar un “acuerdo social” tras una cumbre con los partidos de la oposición. Antes, su esposa y primera dama, Cecilia Caminos, dinamitaba todo intento de calmar las aguas al considerar las manifestaciones eran como “una invasión alienígena” .

Piñera anunciará una “agenda social” para los reclamos 

SANTIAGO.- El presidente Sebastián Piñera salió a pedir “perdón” ayer a los chilenos por no haber podido “reconocer” la magnitud de la crisis en su país y dio a conocer una batería de medidas en beneficio de los sectores más vulnerables. “No fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud, que ha expresado la manifestación auténtica de los chilenos y le pido perdón a todos mis compatriotas”, sostuvo Piñera tras el quinto día consecutivo de protestas y conflictos en las principales ciudades del país. Luego de reunirse con los principales líderes de la oposición, el mandatario anunció una “agenda social” para intentar aplacar las demandas, que incluye medidas como aumentos del 20% “en las pensiones básicas solidarias” y “en el aporte previsional solidario”.

También “aumentos adicionales a las pensiones básicas y aportes previsionales en 2021 y 2022”, además de un “ingreso mínimo garantizado de 350.000 pesos mensuales para todos los trabajadores con jornada completa”, según anunció por televisión. Más temprano, su mujer y primera dama, Cecilia Caminos, había protagonizado otra polémica al trascender un audio que le envió a una amiga y en el que afirmaba que las protestas eran como “una invasión alienígena” y admitía que “vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás”. “Me sentí sobrepasada por las circunstancias”, explicó luego desde Twitter para disculparse por las afirmaciones.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar