Con la llegada de la ONU, Áñez se abre al diálogo

Jeanine Áñez, insistió ayer con la necesidad de “pacificar el país”

LA PAZ.- La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, insistió ayer con la necesidad de “pacificar el país”, pero modificó su postura respecto del mecanismo y optó por abrir el diálogo con referentes del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente depuesto, Evo Morales. “Estamos en una mesa de diálogo, creemos que es posible pacificar el país”, indicó Jerjes Justiniano, el ministro de la Presidencia designado el martes pasado por Áñez. Según el funcionario, en el diálogo participan delegados del gobierno y legisladores del partido de Evo.

Cabe recordar que durante la misma jornada, la Cámara de Diputados, controlada por el MAS, renovó sus autoridades y designó como presidente a Sergio Choque (ver nota aparte). La decisión de Áñez se produjo en medio de una cruenta represión desatada por la Policía Nacional de Bolivia y en el marco de una fuerte protesta social. Es que, durante el masivo cabildo abierto que reunió a miles de bolivianos en El Alto, los simpatizantes de Morales decidieron marchar hacia La Paz para manifestarse en contra de Áñez y el golpe de Estado. Por ese motivo, se esperaba que la conflictividad social fuera en aumento.

El intento de diálogo fue también atravesado por la decisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de enviar un delegado para supervisar la situación en Bolivia. El ex presidente  Morales lo había pedido expresamente ayer a través de las redes sociales. “Pido a organismos internacionales como la ONU, países amigos de Europa e instituciones como la iglesia católica representada por el hermano papa Francisco acompañarnos en el diálogo para pacificar nuestra querida Bolivia. La violencia atenta contra la vida y la paz social”, publicó el ex mandatario.

Luego, la ONU confirmó el envío de un delegado a Bolivia. “Saludo y agradezco al hermano António Guterres, secretario general de la ONU por nombrar al diplomático Jean Arnault como su enviado especial para dialogar con todas las partes y encontrar soluciones a los conflictos causados por el rompimiento del orden constitucional en Bolivia”, añadió Morales. “El secretario general le pidió a Arnault que establezca contactos con todos los actores bolivianos, ofreciendo apoyo de la ONU a los esfuerzos por encontrar una solución pacífica a la crisis”, aseguró Stephan Dujarric, vocero de Guterres.

Sesión contra el golpe de Estado

LA  PAZ.- En una contraofensiva al golpe de Estado lanzado en Bolivia por las fuerzas policiales, militares y parte de la sociedad, los diputados del Movimiento al Socialismo (MAS), partido del presidente depuesto Evo Morales, sesionaron ayer con el objetivo de renovar sus autoridades. El líder de la bancada, Sergio Choque, fue elegido en la madrugada como presidente de la Cámara de Diputados.

De esta manera, reemplazó a Victor Borda, quien renunció días atrás. En su primer discurso anunció la elaboración de un proyecto de ley para ordenar que el Ejército retorne a los cuartales y deje a la Policía Nacional la misión de preservar el orden público de manera pacífica.

Choque también expresó que la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, que permanece bajo el control mayoritario del MAS, tiene la voluntad de pacificar el país y pidió a los sectores movilizados apaciguarse. “Ya no podemos seguir enfrentándonos”, advirtió. Luego criticó la represión policial en contra de los partidarios del ex presidente Morales, quien se encuentra asilado en México. 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar