Sospechosa muerte de un acusado en Brasil

Se trata de un ex capitán de la policía militar investigado por el asesinato de Marielle Franco

BRASILIA.- Un ex capitán de la policía militar investigado por el asesinato de la concejala Marielle Franco y sus vínculos con Flavio Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, murió asesinado el domingo en una operación de la policía en el estado de Bahía, lo que desató un torbellino de especulaciones políticas en el vecino país.

Adriano Magalhães da Nóbrega estaba prófugo de la justicia desde hacía más de un año y era uno de los criminales más buscados de Río de Janeiro. Su nombre está en dos de las investigaciones más candentes del momento: el asesinato de Franco y la causa por el presunto esquema de corrupción y desvío de fondos públicos montado en el gabinete de Flavio Bolsonaro, cuando era diputado estadual. El hijo mayor del presidente Jair Bolsonaro lo había homenajeado en 2005 con la Medalla Tiradentes, la más alta distinción otorgada por el estado de Río, mientras estaba detenido acusado de homicidio. A la vez, la esposa y la madre de Magalhaes da Nobrega trabajaron en la oficina de Flavio cuando era diputado, contratadas por Fabricio Queiroz, otro ex policía y mano derecha del actual senador, investigado por movimientos sospechoso de dinero en sus cuentas como parte del esquema de desvío de fondos públicos del que se acusa al hijo del presidente.

Jefe de la “milicia” paramilitar conocida como “Oficina del Crimen”, de Río de Janeiro, el sospechoso murió tras un tiroteo con la policía en una zona rural de Esplanada, un municipio del interior de Bahía, donde según las autoridades estaba escondido. Pero su muerte generó una ola de sospechas por la posibilidad de que haya sido un encargo para evitar que, si fuera capturado, pudiera comprometer a otras personas.

Ocurre que además de la causa contra Flavio, dos miembros de su milicia están detenidos por ser los presuntos autores materiales del asesinato de Franco y su chofer, Anderson Gomes, en 2018. El propio abogado del ex policía dijo que el miércoles lo había llamado para pedirle auxilio porque sospechaba que querían asesinarlo, no capturarlo. “Me pidió socorro. Tenía absoluta certeza de que querían matarlo. Yo le recomendé que se entregara, pero él no quería porque temía que fuera encontrado muerto después”, aseguró a la prensa Paulo Emilio.

Catta Preta, viuda de Magalhaes da Nobrega, aseveró a su vez que su marido no estaba armado: “Ella tiene la convicción de que hubo una ejecución abrupta, sumaria”, agregó el abogado. El líder mafioso “no estaba en Río das Pedras (en Río), armado hasta los dientes y rodeado de otros milicianos de su grupo. No estaba en una favela, un territorio altamente complejo que tiene una configuración espacial urbana que dificultaría la operación. Estaba en un espacio rural en Bahía: como el factor sorpresa estaba en manos de la policía, si querían arrestarlo, podrían haber elegido el momento ideal para hacerlo y montar un operativo acorde, que evite una confrontación directa”, explicó el especialista José Claudio Soza Alves, quien aseguró que “en mi opinión, es una operación sospechosa… todo indica que buscaron eliminarlo”.

“¿Quién gana con la muerte del ex-Bope Adriano Nóbrega?”, preguntó a su vez Mónica Benicio, viuda de Franco, mientras que desde su Partido Socialismo y Libertad (PSOL) anticiparon que pedirán una audiencia con la Secretaría de Seguridad Pública de Bahía para reclamar esclarecimientos sobre el caso.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar