Con más de 360 mil casos confirmados, el coronavirus no cede en Brasil

Ya es el segundo país con más casos de coronavirus, y crece el posicionamiento de Latinoamérica como nuevo epicentro de la pandemia. Preocupan los pueblos originarios en el vecino país.

BRASILIA.- La pandemia de coronavirus siguió avanzando este domingo a ritmo sostenido en Brasil, el segundo país con más casos confirmados de la enfermedad en todo el mundo, que registró 15.813 en las últimas 24 horas y acumulaba 363.211, se informó oficialmente.

Asimismo, las 653 muertes reportadas en el último día elevaron a 22.666 la cuenta de las víctimas fatales de Covid-19 en el país, de acuerdo con el balance divulgado por el Ministerio de Salud.

Brasil es el segundo país con más casos de coronavirus, precedido por Estados Unidos, y el sexto con más muertes por esa enfermedad, detrás de Estados Unidos, el Reino Unido, Italia, España y Francia, según la base de datos en línea de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

San Pablo, el estado más rico y más poblado del país con 46 millones de habitantes, seguía siendo el más afectado, con 82.161 casos y 6.163 muertes, seguido por Río de Janeiro, con 37.912 contagios y 3.993 fallecimientos, según los datos oficiales citados por el diario O Globo y la agencia de noticias EFE.

En ese contexto, el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) informó este domingo que su presidente, José Antonio Dias Toffoli, presentó síntomas compatibles con coronavirus tras ser sometido ayer a una cirugía.

El STF detalló en un comunicado que el juez tuvo señales respiratorias que “sugirieron” la posibilidad de que hubiera contraído coronavirus, por lo que se le efectuó una prueba cuyos resultados aún no se conocían.

Preocupan los pobladores originarios

Por otro lado, unos cien pueblos indígenas "no contactados" o en aislamiento voluntario están en peligro de aniquilamiento en Brasil, mientras que otras 200 parcialidades resisten el avance de madereros, mineros, pastores evangelistas y de la pandemia de coronavirus, afirmó una organización defensora de los derechos de los originarios.

Todo esto ocurre en el marco de la deforestación de la selva en la que habitan, que en abril pasado aumentó en casi 64% respecto del mismo mes de 2019, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil que se conocieron a través de la prensa.

Se trata de un "genocidio que está ocurriendo ahora", denuncian defensores de los derechos de los pueblos indígenas (PPII) que prometen redoblar esfuerzos.

"No vamos a parar, es más importante que nunca que luchemos para que sus tierras, sus vidas y derechos humanos sean protegidos y para que vivan en la manera que ellos elijan", aseguró en diálogo con Télam Sara Shenker, de Survival International, una prestigiosa ONG que se define como un "movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales".

La experta en PPII no contactados -aquellas comunidades que decidieron no relacionarse con la sociedad, instituciones, empresas, preservar su estado por voluntad propia y conservar sus estilos de vida- de Brasil detalló que "sus tierras están siendo invadidas ahora y esto no es un problema nuevo, pero se ha profundizado por culpa de las políticas antiindígenas del presidente Jair Bolsonaro, que prácticamente declaró la guerra a los PPII y por eso ellos están sufriendo un genocidio".

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar