La OMS lamentó el 'fracaso mundial' del mecanismo Covax

La organización de la ONU reclamó a los países ricos que compartan sus vacunas

Mientras los países del sur buscan una manera de equilibrar el desequilibrio en el reparto global de vacunas contra el coronavirus, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, certificó el “fracaso mundial” del mecanismo Covax, que promueve el organismo para llevar el inmunizante a los países más pobres.

Tedros recordó que más de la mitad de las regiones de altos ingresos tienen ya suficientes dosis para vacunar a todas sus poblaciones, y que sólo tres de 79 estados de bajos ingresos han logrado niveles parecidos. “Valoramos las vacunas donadas por el G7 y el compromiso de países, como Estados Unidos, de compartir dosis de vacunas en junio y julio, pero pedimos al resto que sigan estos ejemplos. Necesitamos vacunas para salvar vidas”, enfatizó el dirigente, quien lamentó el “fracaso mundial” en el reparto de dosis.

La prestigiosa revista británica The Lancet publicó además una nota en su portada en la que lamenta que “una hermosa idea” como la de Covax “se quedó corta” por culpa de los países ricos que acumularon dosis. “Covax estaba destinado a suministrar vacunas de Covid-19 para todos sobre la base de la solidaridad y la equidad”, recordó la publicación, que sostuvo que “fue una hermosa idea, nacida de la solidaridad” pero “desafortunadamente no sucedió, los países ricos se comportaron peor que en las peores pesadillas”.

En este contexto, los países del sur global anunciaron ayer un compromiso para compartir la tecnología y la producción de las vacunas contra el coronavirus con el objetivo de revertir el acaparamiento actual de dosis por parte de las naciones ricas, en lo que llamaron el inicio de un “nuevo orden mundial de la salud”.

El anuncio llega al fin de una cumbre organizada por la Internacional Progresista, donde representantes de gobiernos nacionales, trabajadores sanitarios, sindicalistas y laboratorios de 20 países se reunieron de forma virtual durante cuatro días para buscar soluciones para el acceso a los inmunizantes. “Buscamos mecanismos alternativos para un acceso universal teniendo en cuenta que contamos con capacidad de producción para el desarrollo de vacunas”, aseveró la ex ministra de Salud de Ecuador, Carina Vance Mafla.

En la cumbre se asumieron compromisos en cinco áreas: colaboración abierta sobre las tecnologías de las vacunas, precios solidarios de esos fármacos, compartir la capacidad de las agencias regulatorias, agrupar la capacidad de fabricación e impulsar una “desobediencia colectiva para desafiar el monopolio” de la propiedad intelectual de los grandes laboratorios en la OMC. Hasta el momento, el 85% de las vacunas producidas a nivel mundial se administró en naciones de renta alta y media-alta y sólo el 0,3% en aquellas de ingresos bajos.

 

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar