Biden impone la inoculación a los empleados públicos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció ayer que millones de empleados públicos federales deberán probar que están vacunados o, de lo contrario, someterse a testeos periódicos, restricciones de viajes, distanciamiento social y uso de tapabocas, en medio de un rebrote nacional de coronavirus por la cepa Delta

“Muchos hablan de libertad, pero la libertad también conlleva responsabilidades, así que hay que vacunarse”, enfatizó Biden desde la Casa Blanca al anunciar su paquete de medidas, que definió como “una cuestión de vida o muerte”.

Entre las principales, se encuentra la de exigir a millones de empleados que se inoculen o cumplan una serie de restricciones. Aquellos que no “demuestren estar totalmente vacunados” tendrán que “llevar barbijos al trabajo, independientemente de su ubicación, mantener distanciamiento físico con otros empleados y cumplir con un requisito de pruebas de detección semanales o dos veces por semana”, indicó el Gobierno. Biden anunció además que ordenará al Pentágono que estudie la posibilidad de disponer la vacunación obligatoria para los miembros de las Fuerzas Armadas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar