Investigadores de la Universidad de Leipzig (Alemania) descubrieron por qué los alimentos fermentados como el yogur, el kéfir o el chucrut son muy beneficiosos para la microbiota intestinal y el sistema inmunológico, y atribuyen su poder terapéutico a una característica que comparten los humanos y los grandes simios: un receptor celular que se activa por las señales de las bacterias del ácido láctico que se encuentran en este tipo de alimentos.

Las infecciones respiratorias pueden ser causadas por una gran variedad de microorganismos.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar