Cartón lleno para la estrategia del Gobernador

Opinión | Por Ernesto Kaplan

Con el histórico triunfo que logró ayer en la provincia y en el municipio capitalino, Juan Schiaretti no solamente ratificó que es el líder indiscutido de un reconfigurado PJ cordobés sino que además se aseguró un rol central en la consolidación de una tercera opción en el plano nacional con vistas a las elecciones presidenciales de octubre. En ese sentido, el “Gringo” ya tiene en agenda un relanzamiento del espacio Alternativa Federal, en el que los integrantes de la Liga de Gobernadores ocuparán un lugar protagónico. El próximo encuentro de este nucleamiento interno, que apunta a quebrar la polaridad existente entre macristas y kirchneristas, se llevaría a cabo en nuestra provincia en el transcurso del presente mes. El lugar elegido sería en reconocimiento a la contundente victoria de la debutante marca Hacemos por Córdoba.

El tributo no será antojadizo. Es que Schiaretti se convirtió en el tercer dirigente que cumplirá tres períodos como gobernador. Un privilegio que hasta ahora solo contaban su socio político, José Manuel de la Sota, y el radical Eduardo César Angeloz. Este logro se potencia aún más porque el justicialismo y sus nuevos aliados se quedaron con el timón de mando en las dos principales administraciones de esta jurisdicción: el Centro Cívico y el Palacio 6 de Julio. En consecuencia, se trata de una nueva derrota para la fracturada alianza de Cambiemos –la octava en fila a nivel país en lo que va de 2019- lo que vuelve a encender las alarmas en la Casa Rosada.

El traspié más duro de procesar será el del radicalismo cordobés, que de la mano de Ramón Mestre, había apostado por tomar distancia del presidente Mauricio Macri y del estruendoso fracaso de su plan económico. Este montaje de supuesta rebeldía llegó tarde. Por lo tanto, la población no lo acompañó. Al menos, eso se vio reflejado en las urnas debido a que Mestre ingresó raspando al podio provincial, quedando relegado al tercer escalón. Peor fue la performance de la UCR en esta Capital, ya que terminó tercera en el distrito que gobierna hace 8 años. Un claro castigo hacia las materias pendientes que presenta la saliente gestión municipal.

En la vereda de enfrente, el triunfo de Martín Llaryora, el más celebrado de la jornada por la militancia de HPC, fue una derivación directa de la muy buena imagen que posee Schiaretti. El perfil de hacedor con el que se identifica a su gobierno, le alcanzó para garantizarse una clara reelección en el Panal. Además, le sobró aire para pegar un salto arriesgado y arrebatarle el poder a los radicales en su principal bastión. Evidentemente, el compromiso de trabajar “en equipo” que, a lo largo de la campaña asumieron el Gobernador y sus colaboradores, pareció haber dado sus frutos. Es así como un importante porcentaje de los vecinos de nuestra ciudad, decidió darle la oportunidad a una gestión conjunta, como no ocurría desde hace largos años.

Para más adelante, quedará por dilucidar la respuesta definitiva que proporcionará Schiaretti a la reciente ofrenda del Instituto Patria, que horas antes de la presentación de las listas en esta provincia, decidió bajar la boleta del Frente Córdoba Ciudadana, y llamó a votar por el Gobernador. Por lo pronto, tras la aplastante victoria de la víspera, el mandatario cordobés ratificó anoche, en un encendido discurso, que apostará por el afianzamiento de un camino alternativo y federal, lejos de la grieta. Allí, no habría cabida para un entendimiento con Cristina Fernández. 

@ernestkaplan

13 Mayo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar