Arde Catalunya

Mondo Cane

Dos años después de las masivas protestas y el referéndum por la independencia en 2017, doce líderes catalanes fueron condenados por el Tribunal Supremo a penas que oscilan entre los nueve y trece años de prisión. Los dirigentes fueron miembros del gabinete del ex presidente de la Generalitat Carles Puidgemont. Actualmente, el “expresident” se encuentra exiliado en Bruselas debido a que pesa sobre su figura una orden de captura. Los delitos por lo que los ex funcionarios fueron condenados a prisión y a inhabilitación para ejercer cargos públicos son la malversación de fondos públicos y la “sedición”. Estos cargos son los mismos que se le endilgan al ex presidente catalán, sin embargo, Bélgica descartó la causa de la malversación por defectos de forma. No obstante, el Tribunal Regional de Shcleswig-Holstein, al que el dirigente acudió en 2018, aseguró que no entregaría por rebelión ni por sedición, aunque sí por el delito de malversación. Las condenas a sus ex funcionarios podrían ejercer presión a los tribunales belgas de que lo entreguen para ser juzgado en España. A la justicia española le interesa, especialmente, condenarlo por sedición, ya que de esta manera mandarían un fuerte mensaje ejemplificador. Disuadiendo así a cualquier atisbo de intento independentista en los próximos años.

Las condenas desataron una nueva ola de protestas e indignación entre los ciudadanos catalanes. El aeropuerto de El Prat se encontró bloqueado durante prácticamente todo el día del lunes. Mientras que las movilizaciones fueron tan masivas como las de 2017. Tras los incidentes, Pedro Sánchez convocó a los dirigentes de las principales fuerzas políticas a la Moncloa para abordar la crisis. Al presidente del Partido Popular (PP), Pablo Casado, y a los dirigentes de Ciudadanos y Unidas Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Por ahora, el presidente descartó reunirse con Santiago Abascal, líder de los ultra derechistas Vox. El gobierno español defendió la actuación de las fuerzas de seguridad, al mismo tiempo que declaró que actuará “con firmeza, proporcionalidad y unidad” ante los manifestantes. Según el líder del PSOE se trata de “una minoría que intenta romper la paz y la convivencia en Catalunya”. Más de cincuenta personas fueron detenidas en las marchas, 125 resultaron heridas, 72 de ellos, agentes de Mossos y Policía Nacional. Mientras que un ciudadano francés murió de un infarto durante el bloqueo al aeropuerto. El recuerdo de las protestas y la consecuente represión de 2017 todavía se encuentra muy fresco.

El 10 de noviembre se celebrarán nuevas elecciones en España debido a la imposibilidad de Pedro Sánchez y el PSOE de formar gobierno. Por lo que, la cuestión catalana se encontrará nuevamente en la centralidad de las discusiones a la hora de las votaciones. Rivera pidió cesar de sus funciones al presidente catalán Quim Torra, quien tras perder el control de la calle decidió sumarse a las protestas. El rechazo a las condenas de los dirigentes independentistas fue casi total dentro del arco político, artístico y deportivo catalán. Referentes como Gerard Piqué expresaron su oposición a las condenas, mientras que el Club Barcelona emitió un comunicado manifestando su “apoyo y solidaridad” para con los condenados y sus familiares, resaltando al mismo tiempo la importancia del “diálogo político”. En los últimos años, el Barcelona fue sancionado en diversas oportunidades por la Liga de Campeones de la UEFA debido al despliegue de banderas independentistas catalanas en el Camp Nou.

Por ahora, Torra rechaza convocar a nuevas elecciones en Catalunya tras las sentencias. Para los próximos comicios presidenciales de noviembre, ERC (Esquerra Republicana de Catalunya) lidera todas las encuestas. El partido independentista podría quedarse con más de la mitad de los 48 escaños en juego. Reforzando de esta manera aún más el reclamo por la independencia. En las elecciones de 2015 y 2016 triunfó Unidas Podemos, aunque ahora la izquierda va aún más dividida que en otras oportunidades debido a la irrupción de Más País, partido que a nivel nacional lidera Iñigo Errejón. En toda la historia de España, el PSOE nunca logró gobernar sin antes obtener un buen resultado en Catalunya y Andalucía. Tras la actuación de Sánchez y la represión ante las protestas gubernamentales, hay motivos para pensar que en esta ocasión, su partido no logrará una buena cosecha electoral en la región. El reclamo por la independencia de Catalunya y el rechazo a las condenas de sus dirigentes parece bastante unánime entre los catalanes. Sin embargo, también lo es su rechazo entre un vasto sector de la población de España.

No deja de ser, cuanto menos curioso, que en un país como España, donde nunca fueron juzgados los crímenes de la dictadura encabezada por Francisco Franco entre 1938 y 1975, sí se produzca un juicio contra políticos independentistas. Tras la Transición y el retorno a la democracia luego de la muerte del Caudillo, el reclamo por la independencia catalana volvió a recobrar la fuerza de siempre de manera gradual. El martes 15 de octubre se cumplió un aniversario particularmente sensible para los catalanes. 75 años del fusilamiento de Lluís Companys, presidente de la Generalidad de Catalunya entre 1934 y 1940. El legendario líder catalán cuenta con el triste honor de ser el único mandatario europeo elegido democráticamente en haber sido fusilado. Los reclamos por la independencia catalana siempre fueron reprimidos de manera extremadamente dura y desproporcionada. Aunque también, debido a sus mártires y héroes, si algo le sobra al movimiento es épica. Puidgemont, consciente de esto, esperará nuevos vientos políticos que le permitan regresar a España. Por ahora, si bien esto parece improbable, el pueblo catalán se encuentra lejos de resignarse. Dispuesto a continuar una lucha de décadas por ser libre, independiente y soberano.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar