Puerto Rico, ¿qué quedó de las protestas?

Mondo Cane | Gonzalo Fiore

En un año convulsionado y plagado de protestas tanto en el mundo como en América latina, una de las primeras en ser cubiertas por los medios internacionales fueron las jornadas de movilizaciones masivas en Puerto Rico durante el mes de julio. Un Estado asociado de los Estados Unidos, la isla nunca había sido conocida por albergar grandes terremotos políticos. Sin embargo, tras las filtraciones de unos chats de Whatsapp del entonces gobernador Ricardo Roselló, el pueblo salió a las calles para exigir su renuncia. La particularidad de las protestas fue que estaban encabezadas por artistas populares de gran fama en Puerto Rico y en el mundo. René, más conocido como Residente, el trapero Bad Bunny y Ricky Martin fueron las caras visibles de un descontento que alcanzaba a todas las capas de la sociedad puertorriqueña. Pero, a partir de que las revueltas se fueron extendiendo por otros países latinoamericanos fue cesando la cobertura mediática. Con los meses transcurridos, luego de la salida el 2 de agosto de Roselló: ¿Qué quedó de todo aquello?

Tras la renuncia forzada del entonces gobernador, éste intentó dejar en el poder a su delfín, Pedro Pierluisi, juramentándolo de manera inconstitucional. Llegó a durar cinco días en el cargo antes que el Tribunal Superior puertorriqueño declare inválido su mandato por pedido del Senado. Entonces, asumió la gobernación Wanda Vázquez Garced. La segunda mujer en gobernar la isla en toda su historia, anteriormente había sido secretaria de Justicia de Roselló. A pesar de contar con fuertes resistencias dentro del movimiento popular de Puerto Rico, la gobernadora comenzó a implementar una serie de medidas que de a poco fueron ganándole popularidad. Entre ellas, la de anunciar que se revisarían todos los contratos firmados por la anterior administración, muy cuestionados debido a supuestos delitos de cohecho, malversación de fondos y corrupción. A pesar de haber dicho en todo momento que su mandato sería sólo temporal, terminó aceptando ser candidata a gobernadora para las próximas elecciones de 2020 por el Partido Nuevo Progresista.

El PNP es una formación política de centro derecha, formado especialmente por miembros del Partido Republicano de los Estados Unidos. Aboga por seguir siendo un Estado asociado, al mismo tiempo que sostiene una ideología económica claramente neoliberal. En las internas del partido, Vázquez Garced deberá enfrentar al mismo Pierluisi, quien también ha manifestado sus intenciones de competir. El PNP fue el instrumento político que llevó también a Roselló al máximo cargo de la isla. Por ello, sigue teniendo grandes reticencias de quienes participaron de las revueltas de julio pasado. Al momento de asumir ya se comenzó a llamar a marchas contra la gobernadora, pero estas fueron rápidamente desactivadas y no tuvieron real impulso. A pesar de que algunas causas que las provocaron, siguen intactas. Entre ellas, la gran desigualdad que afecta a la isla y su dependencia total de los Estados Unidos. El Estado asociado celebró un referendum en 2012 cuya pregunta era “¿está de acuerdo usted con el estatus territorial actual?”. La opción del “no” obtuvo el 54% de los votos contra el 46% del “si”. Aunque también se le preguntó al elector cuál opción prefería, convertirse en un Estado pleno de Estados Unidos obtuvo el 61% de los sufragios, mientras que solo el 5% optó por la independencia. Aunque el 33% prefirió mantener el estatus de “Estado libre asociado soberano”.

La isla aún no ha logrado resolver qué quiere ser a futuro. Por lo qué, esa especie de limbo político en la que se encuentra es también causa de ello. Aunque una amplia mayoría dice preferir convertirse en un Estado más de USA, el país no admite un nuevo Estado desde que lo hiciera con Hawai en 1959. A su vez, también hay sectores que históricamente reclamaron por la independencia. En su momento, el mismo Ricky Martín, ya convertido en una especie de líder cívico de la isla, había celebrado la liberación de un dirigente independentista en 2017. Oscar López Rivera se encontraba encarcelado en los Estados Unidos desde 1981. Un importante militante de Fuerzas Armadas de Liberación Nacional en los años setenta, había sido investigado y detenido por el FBI. Aunque, más allá de haber sido parte de la lucha por la liberación de Rivera, Ricky Martin, a diferencia de Residente, no se pronunció nunca abiertamente a favor de la independencia puertorriqueña.

Lo sucedido en Puerto Rico deja muchas lecciones importantes, entre ellas, lo que sucede cuando un movimiento popular carece de dirección para realizar transformaciones reales. Si bien, en su momento se logró con extrema eficacia lo que se deseaba, luego del impulso inicial se fue perdiendo vitalidad. Por ello, la clase política tradicional de la isla volvió a estar en los primeros planos de la carrera hacia el poder. Mientras que algunos creían que las movilizaciones masivas podían llegar a desembocar en cambios mucho más profundos, como por ejemplo, reflotar viejos reclamos independentistas, finalmente esto no fue así. Las elecciones recién se realizarán en noviembre del próximo año. No obstante, dada la particular situación social que vivió la isla, y el resto de América latina este año, no habría de extrañarse que haya cambios al respecto en el corto plazo. Por ahora, estará por verse si el movimiento progresista que echó a Roselló logra encauzar sus reclamos de manera organizada, para disputar el poder político real de la isla. Si no, simplemente habrá cambiado una figura por otra, igualmente contraria a sus intereses.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar