Sanz se encamina a la condena por el femicidio de Cadamuro

El veredicto por el asesinato ocurrido en 2017 se conocería la semana que viene

El futuro de Jeremías Sanz, hijo y único acusado por el asesinato de María Eugenia Cadamuro, comenzará a quedar definido la semana próxima cuando se conozcan los alegatos de la defensa y la querella del juicio que se desarrolla en la Cámara 8ª del Crimen. Sanz, quien está detenido en la cárcel de Cruz del Eje, quedó muy complicado de cara a la condena final luego que su mejor amigo, Nicolás Rizzi, se “quebrara” y confesara el martes que entre los dos enterraron el cuerpo de la mujer en un campo ubicado en Villa Gutiérrez, al norte de Jesús María, el 15 de marzo de 2017. Tras conocerse la confesión, el fiscal de Cámara, Hugo Almirón, pidió ampliar la acusación contra Jeremías Sanz a “homicidio triplemente calificado”.

Según explicó, a la violencia de género y al vínculo hay que agregarle la alevosía porque “la víctima se encontraba totalmente indefensa cuando Jeremías tomó la escopeta calibre 16 y le efectuó dos disparos: uno impactó en el intercostal izquierdo y el otro le estalló en la cabeza”. En su declaración, que sorprendió porque se trata de una incriminación directa en contra del acusado, Rizzi relató que fue contactado por Sanz, quien le pidió que lo acompañara hacia un descampado, tras lo cual le confesó: “me mandé una cagada”. Siempre según el testigo, quien también está imputado en la causa, el acusado se acercó con bolsas, guantes y una colcha, tras lo cual ocultaron el cuerpo. Los alegatos serán el próximo miércoles 11 de noviembre donde se pedirá que Sanz sea condenado a prisión perpetua. La querella entiende que el asesinato de Cadamuro tuvo un móvil netamente económico, ya que la disputa entre madre e hijo se habría dado por la millonaria venta de un campo, que se concretó ya con Sanz en prisión.

“Violencia de género”

La Cámara 2ª de Crimen señaló que la condena a cadena perpetua a Daniel Ludueña, quien abusó sexualmente y luego asesinó a Abril Sosa, la niña de 4 años muerta en abril de 2018. En la sentencia, el tribunal aseguró que los hechos se inscriben “dentro de un contexto de violencia de género”. “La victimización sexual constituye una de las formas paradigmáticas de la violencia contra las mujeres. La apropiación del cuerpo femenino como botín de satisfacción sexual del varón aparece como una manifestación elocuente de la desigualdad real y estructural de las mujeres en la protección y ejercicio de sus derechos”, expresó la resolución.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar