Reanudan las ruedas reconocimiento y comienza el peritaje de celulares

La investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell continuó hoy con la tercera jornada de ruedas de reconocimiento de los acusados y el inicio del peritaje a los teléfonos celulares secuestrados en la causa

Los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa comenzaron a ser sometidos este lunes a nuevas ruedas de reconocimiento, en la tercera jornada de ese trámite judicial, mientras que sus teléfonos celulares y el de Pablo Ventura, el joven que había sido implicado y fue liberado, fueron llevados a Mar del Plata para comenzar a ser peritados.

Se trata de distintas medidas de prueba en torno a la causa por el asesinato ocurrido en la madrugada del 18 de enero pasado a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell.

El peritaje de los celulares está a cargo de detectives de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal, en la Escollera Norte de Mar del Plata, lugar al que fueron llevado los aparatos poco antes del mediodía.

La pericia abarca los aparatos de los diez acusados y el de Ventura, quien fue liberado la semana pasada, luego que no se pudiera acreditar su presencia en Villa Gesell en el momento del crimen, pero sigue ligado a la causa y forma parte de las ruedas de reconocimiento.

Asimismo, permanecen pendientes la prueba de "rastros", con las ropas y zapatillas secuestradas a los imputados, la cual se realizará en Dolores, y el examen scopométrico -se haría en Tierra del Fuego- para saber a quién pertenece la zapatilla cuya suela quedó marcada en la cara de Báez Sosa y que le habría provocado la muerte.

Además, se llevará a cabo la tercera jornada de las ruedas de reconocimiento para determinar los roles de los imputados por el asesinato, las cuales finalizarán este martes, tras lo cual los detenidos serán trasladados de la comisaría de Pinamar a la Unidad Penal de Dolores, donde serán alojados en la alcaldía, aislado del resto de los presos, según lo informado por el Servicio Penitenciario Bonaerense.

Piden el sobreseimiento del remero
El abogado del remero Pablo Ventura, el último detenido en el marco de la investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, pidió esta mañana el sobreseimiento del joven, en base a las pruebas que confirman que no estuvo en esa ciudad balnearia el pasado 18 de enero, en el momento en que se cometió el homicidio.

Jorge Santoro, abogado de Ventura (21), dijo que pasadas las 10.30 presentó su pedido de desvinculación definitiva del remero en la causa por el homicidio de Báez Sosa (19) ante el juez de Garantías de la localidad balnearia, David Mancinelli.

“Creo que las pruebas que hemos presentado y los testigos que aportamos fueron contundentes respecto de su inocencia”, aseguró el letrado, minutos después del inicio de la tercera jornada de ruedas de reconocimiento, a las que están siendo sometidos desde el jueves últimos tanto el joven y como los diez rugbiers imputados por el homicidio.

Entre los elementos mencionados por Santoro para fundamentar el pedido, figura la filmación del restaurante “La Querencia” de Zárate de la noche del viernes 17 de enero que registra el ingreso de Ventura junto a sus padres para cenar y su salida cerca de la medianoche, pocas horas antes del crimen de Báez Sosa frente al boliche Le Brique, en Gesell.

Además, destacó que “no se lo ubica en la escena del lamentable hecho”, y que “han depuesto los testigos propuestos” por la defensa que “en forma contundente lo ubican en la localidad de Zárate al momento del hecho”.

“Se cayó definitivamente la idea expuesta de que había sido ‘sacado en forma clandestina’ de Villa Gesell, ya que los rodados de la familia se comprobó que nunca salieron de Zárate”, consideró el abogado, y agregó que “estuvo siempre a derecho, presentándose a indagatoria y respondiendo a todo requerimiento” de la fiscal del caso, Verónica Zamboni.

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar