La interna entre el negrismo y el mestrismo crece en vacaciones

Interna candente entre el negrismo y el mestrismo 

La interna del radicalismo provincial no se toma respiro pese al inicio de la temporada de vacaciones. Es que la vicepresidenta 1° del Comité Central de la UCR, la negrista Patricia de Ferrari, pidió la nulidad de la suspensión provisoria en su cargo dictada en su contra por la mayoría mestrista en el órgano, al considerarla un caso de “abuso de poder flagrante del órgano partidario”.

De Ferrari fue suspendida el 12 de diciembre último por el Comité Central del partido con el argumento de que fue candidata a legisladora por la alianza “Córdoba Cambia”, que integraban el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI, y que bajo el liderazgo de Mario Negri enfrentó en los comicios del 12 de mayo a la lista radical encabezada por el propio Ramón Mestre. Claro que no se trata de una mera disputa de poder ni tampoco sólo de una cuestión legal, pues de fondo se pelea el control del organismo rector del partido a nivel provincial, ya que por ser la primera vicepresidenta, De Ferrari debe reemplazar al presidente del Comité Central, el propio Mestre, cuando éste no puede ejercer el cargo, por ejemplo, si sale de vacaciones. Con la dirigente suspendida, la sucesión temporaria recae en Mauricio Cravero, del riñón de Rodrigo de Loredo.

De Ferrari denunció “discriminación política y partidaria” en el Comité Central del partido

“De ninguna manera, el Comité Central de la Provincia puede arrogarse funciones que claramente violentan la garantía del debido proceso partidario, que debe ser ejercido por el Tribunal de Conducta” partidario, consideró De Ferrari en la impugnación de su suspensión, según reveló el diario Alfil. Para la dirigenta, su suspensión “resulta arbitraria” y está “extralimitando las funciones del Comité Central de la Provincia”, enfatiza De Ferrari, quien sostiene que “es tan absurdo que se (me) suspende en el cargo de vicepresidenta y sigo siendo secretaria del Comité Central de la Provincia. Es decir, no puedo ocupar el cargo, pero no he sido separada del órgano”, recalcó.

La legisladora también denunció una suerte de discriminación por su condición de género, al asegurar que “se nos habla de incompatibilidad y la única que existe es ser mujer y con militancia en un núcleo distinto al de la mayoría”. Se trataría de un caso de “discriminación política y partidaria, que no comulga con los lineamientos de la Carta Orgánica de la UCR, la que utilizan gravemente para justificar la decisión”, finaliza la presentación, realizada junto al apoderado del grupo Morena, Eugenio Márquez.

La notificación elevada al Comité Central pide la nulidad de la resolución y advierte que si no es aprobada, la disputa continuará en la Justicia Electoral Federal.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar