“Detenidos arbitrarios”: De Vido le contestó a Fernández

El ex ministro consideró que hay funcionarios nacionales “cómodos” con su detención

El ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, criticó con dureza al presidente de la Nación, Alberto Fernández, por su falta de políticas en materia judicial. “Logró una ley de ajuste que le va a permitir llevar adelante su gestión, pero en materia de Justicia ni ha empezado”, aseguró el ex funcionario, actualmente bajo arresto domiciliario.

En este contexto, De Vido dijo que es “increíble que teniendo un presidente del mismo signo político, nuestro vicepresidente (en referencia a Amado Boudou) esté preso”. Para el ex titular de la cartera de Planificación, como mínimo, debería estar “con prisión domiciliaria” y junto a sus hijos. “Es intolerable tener al (ex) vicepresidente preso y a mí con una pulsera en mi casa”, finalizó.

De Vido fue más allá y planteó que en el gobierno nacional hay funcionarios que están “cómodos” con su detención. En esa línea, apuntó contra el embajador ante los Estados Unidos, Jorge Argüello. “Todos estos funcionarios que están negociando con los Estados Unidos y con Europa están muy cómodos con nuestra prisión, se les nota demasiado”, añadió.

Durante la misma jornada, el presidente Fernández recibió a miembros de organismos de derechos humanos. En este marco, aseguró que en la Argentina no existen presos políticos, sino “detenidos arbitrarios”. Para el jefe de Estado, un preso político es “una persona que fue detenida sin un proceso”. No obstante, un detenido arbitrario “podría soportar sus procesos en libertad, pero los detienen porque son opositores”, añadió Fernández.

En la reunión estuvo presente la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carloto, quien confirmó que la situación de Milagro Sala, la dirigente de la Tupac Amaru detenida en Jujuy, fue uno de los temas que se abordó durante la conversación. “Se habló mucho de los jueces. Él dice que desde el año 30’ existe este problema. La Justicia es un poder enorme y está contaminada. Pero con los recursos que va a tener, con legalidad y nada apresurado, va a volver a poner las cosas en su lugar”, explicó Carloto al término de la reunión.

No obstante, dejó en claro que la visión presidencial se diferencia del reclamo de “Navidad sin presos políticos” lanzado en su momento por el kirchnerismo duro. “Él no quiere que se hable de presos políticos, porque no los tiene, sino presos que han sido victimizados”, dijo Carloto.

Más allá del tema de conversación puntual, la llegada de las organizaciones de derechos humanos implica un cambio respecto de foco respecto de la gestión anterior. “Ha sido una charla tan amena, que a muchos nos parece mentira, después de cuatro años donde tuvimos la casa tomada, ahora nuevamente se han abierto las puertas”, dijo Taty Almeyda, de Madres Línea Fundadora.

El ministro Berni al presidente Fernández: “Nadie es dueño de la verdad absoluta”

El presidente Fernández sumó ayer un nuevo capítulo al cortocircuito político que se originó en diciembre pasado entre la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic y su par de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni. Cabe recordar que el último mes del año pasado, el gobierno nacional decidió derogar varios decretos impulsados por la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Entre ellos estaba, por ejemplo, el que habilitaba la utilización de las pistolas eléctricas. La decisión no satisfizo a Berni, quien sí está a favor de su puesta en marcha.

“Estoy totalmente a favor y lo dije siempre (…) hay lugares donde el uso de las Taser es imprescindible y tengo bastante experiencia al respecto”, aseguró en ese entonces. La polémica se reanudó el en las últimas horas luego de que el ministro apuntara contra otra iniciativa de Frederic: la derogación del protocolo para la portación de armas de fuego fuera del horario de servicio de los agentes policiales. “¿Cuál es el sentido de evitar que la policía use armas? ¿Vamos a evitar el gatillo fácil porque no porten armas? Es un error”, explicó Berni.

Al cruce salió Fernández, quien le pidió que se “ocupe de la provincia”. Luego, el ministro le volvió a contestar al jefe de Estado. “Ningún cambio se logra desde el pensamiento único, sino teniendo diferentes miradas y escuchándonos. Nadie es dueño de la verdad absoluta”, aseguró el titular de Seguridad.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar