En Córdoba no se otorgó ninguna prisión domiciliaria por Covid-19

Accedieron a este beneficio un pequeño porcentaje de los 800 -sobre los 10.000 reclusos- que padecen graves problemas de salud, informó el Ministerio de Justicia

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Córdoba, Julián López, informó que en la provincia de Córdoba no se otorgó ningún beneficio de prisión domiciliaria por Covid-19. Lo dijo durante una reunión conjunta de comisiones que se desarrolló al cierre de la semana pasada la Legislatura provincial.

“Atendiendo que esto es una facultad del juez de ejecución o del juez competente en cada uno de los casos yo tengo entendido de acuerdo a los informes que hemos solicitado que no existe otorgamiento de prisión domiciliaria por Covid-19 para ninguna persona detenida”, aseguró el titular de la cartera judicial del Gobierno.

En este sentido, López agregó que “si la referencia es si en Córdoba ha habido una gran salida, un gran incremento en el otorgamiento de beneficios tengo entendido que no, nosotros hemos implementado por ejemplo de las carpas sanitarias para los casos que se pudieran detectar”.

Durante la reunión conjunta de las Comisiones de Asuntos Constitucionales, Legislación General y la de Derechos Humanos, el funcionario comunicó que la población carcelaria en en Córdoba asciende a 10.000 detenidos, ubicados en los diferentes establecimientos penitenciarios. De ese total, 800 reclusos se encuentran en una situación de riesgo de contagio del virus al padecer enfermedades graves.

“Estamos hablando de casos que contemplan a mayores de 60 años, mujeres embarazadas, patologías de riesgo como oncohematológicos, trasplantados, inmunodeprimidos, enfermedades crónicas cardíacas, enfermedades crónicas pulmonares, insuficiencia renal, enfermedades metabólicas, etc, todo esto fue informado desde un primer momento y también ante cada presentación de un hábeas corpus, sea colectivo o individual”, aseveró López.

López explicó que las pocas personas que han accedido al régimen de prisión domiciliaria se debió a circunstancias en las cuales los internos debían realizarse tratamientos médicos complejos diarios que hubieran aumentado el riesgo de que el virus ingresara a las cárceles de Córdoba. “No tengo particularmente el número, pero sé que no es extremadamente superior al otorgamiento de los beneficios que se venían otorgando en situación de normalidad que en el régimen excepcional que estamos viviendo en este momento” dijo el Ministro de Justicia sin mayores precisiones.

“Pero que quede asentado técnicamente que el otorgamiento de prisión domiciliaria por Covid-19 no, no existe un solo caso porque justamente se rescata en cada uno de los informes judiciales que (los reclusos) están más protegidos del nuevo virus dentro que fuera, porque hoy dentro no tenemos ningún caso. Obviamente esta situación variaría al detectarse un caso positivo dentro de un establecimiento, donde me parece que la evaluación debería ser distinta”, enfatizó.

El sistema penitenciario provincial preparó tres establecimientos para tratamientos de contagios leves con una capacidad de 200 camas. Se instalaron cien en el establecimiento penitenciario de Bouwer y otras 100 repartidas a la mitad en los de Río Cuarto y San Francisco donde su infraestructura y los espacios de seguridad permitió ubicarlas.

“Van a permitir contener también en ese espacio a quienes pueden ser casos positivos y en caso de que requiera un tratamiento de mayor complejidad van a ser trasladados a los hospitales Covid-19 regionales donde van a recibir la atención como cualquier ciudadano cordobés, esto me parece que fue una medida importante con una gran inversión económica que ayudó a llevar tranquilidad a cada uno de los internos y a sus familias sabiendo que ante la potencialidad de un caso van a tener los mecanismos de atención suficientes como cualquier ciudadano” sostuvo el Ministro de Justicia ante los legisladores provinciales.

El Ministro de Justicia informó además que en el sistema carcelario se implementaron los hisopados a cada caso sospechoso, tanto de internos como a trabajadores del servicio penitenciario y todos han resultado negativo y explicó que ante cada acción sanitaria de la provincia sobre algún barrio, pueblo o ciudad, se realiza un relevamiento inmediato de cuantos empleados viven en ese lugar o en sus adyacencias, en caso de detectar alguno se les otorga las licencias necesarias, se lo somete al aislamiento y a los mecanismos de control como cualquier individuo.

“Se han practicado hisopados a internos que han presentado alguna sintomatología pero también algunos que han reingresado. El protocolo para un interno del servicio, una vez que alguien es aprendido actualmente en Córdoba Capital, ingresa a la unidad de contención del aprendido que es la UCA, que es el EP9 como lo denominamos nosotros, en ese lugar realizan un aislamiento o una cuarentena de catorce días. Los demás se someten a los hisopados correspondientes antes de ingresar a los distintos establecimientos penitenciarios”, aseguró López.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar