Unánime rechazo al escrache contra el juez Ricardo Lorenzetti

El Gobierno calificó como un hecho "bochornoso" la protesta frente a la casa del juez Ricardo Lorenzetti en Rafaela, Santa Fe, en la antesala al fallo que el máximo tribunal dará a conocer en torno a la causa por la anulación de los traslados de tres jueces

Representantes del Gobierno nacional expresaron ayer su "solidaridad" con el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, quien sufrió una protesta en su casa de la ciudad santafesina de Rafaela, y abogaron para que las "instituciones de la democracia trabajen libres de presiones".

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, manifestó su "preocupación" ante la protesta que sufrió ayer Lorenzetti y sostuvo desde Twitter que el país necesita que las "instituciones de la democracia trabajen libres de presiones".

El ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, llamó a establecer como "límite" el "respeto a la convivencia democrática y sus instituciones", y convocó a que "todos los sectores democráticos de la sociedad acompañen este límite que merece un unánime y contundente repudio".

Por su parte, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, expresó también por redes sociales su "solidaridad y profundo repudio" y reafirmó el "compromiso" del Gobierno de Alberto Fernández por una "Justicia independiente".

En tanto, el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, sostuvo que no pueden "tolerarse" escraches como el que sufrió Lorenzetti y consideró "inadmisibles" los "aprietes e intimidaciones" de los que viene siendo objeto el máximo tribunal en las últimas semanas.

"La marcha al domicilio de Lorenzetti constituye un hecho de enorme gravedad", sostuvo Mena, en declaraciones a la prensa, y señaló además que se trata de una "práctica" a la que "nos quieren acostumbrar desde que en este país gobernó Mauricio Macri", por lo que pidió que "el PRO y el ex presidente salgan a dar la cara"."No podemos tolerar estas prácticas, de enorme gravedad institucional, y que buscan generar hechos de violencia", advirtió.

El secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Fernando "Chino", Navarro, planteó desde Twitter que "aquellos dirigentes del macrismo que buscan hacer política enfureciendo a la gente lo que logran es destruir la verdad y pueden destruir las instituciones".

Por redes sociales, el vicepresidente de la Cámara de Diputados y jefe del PJ, José Luis Gioja, se sumó a los mensajes de "solidaridad" y abogó por una "Justicia independiente, regida por la ley y no a la merced de los aprietes promovidos por algunos inescrupulosos".

Un grupo de manifestantes opositores protagonizaron ayer una caravana de protesta frente al domicilio de Lorenzetti, a días de que ese cuerpo defina los recursos presentados por los magistrados Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, cuyos traslados fueron revocados por el Senado.

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, convocó a un "acuerdo extraordinario" para este martes para analizar si concede el pedido de "per saltum" de los tres magistrados para que se resuelva la cuestión de fondo, respecto de si sus respectivos traslados por decreto durante el anterior Gobierno de Macri se ajustaron o no al trámite de designación previsto en la Constitución.

Referentes de la oposición repudiaron el escrache a Lorenzetti

Referentes de la oposición se sumaron al repudio contra el escrache que sufrió Lorenzetti y afirmaron que el máximo tribunal "debe fallar con independencia, sin reclamos ni presiones a sus miembros".

"La Corte debe fallar conforme derecho, sin presiones de ninguna índole. No es bueno para la República afectar la tranquilidad de los jueces. Tenemos que respetar a la Justicia y dejarla actuar", publicó el ex presidente Mauricio Macri en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también se solidarizó con Lorenzetti y abogó desde redes sociales a "trabajar, siempre, por una Justicia independiente".

A su vez, el diputado y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, señaló que "las manifestaciones a casas particulares de funcionarios, ya sean jueces u otras personas públicas, no son métodos democráticos. Esto es así por Lorenzetti o cualquiera que lo sufra", completó.

El ex ministro de Justicia Germán Garavano, por su parte manifestó que la Corte Suprema "debe fallar con independencia, sin reclamos ni presiones a sus miembros".

 

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar