El Gobierno se comprometió a esclarecer el crimen de Paredes

López aseguró que garantizarán que “se investigue hasta las últimas consecuencias”

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, Julián López, se comprometió ayer a “garantizar que se investigue hasta las últimas consecuencias” el crimen del joven Joaquín Paredes, ocurrido en la localidad de Paso Viejo, departamento Cruz del Eje, por el que ya hay cinco efectivos de la Policía de Córdoba detenidos e imputados como supuestos autores del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por su condición de uniformados. Al respecto, el funcionario informó que por “expresa indicación del gobernador Juan Schiaretti tomé contacto con el papá de Joaquín, el joven que falleció en estos lamentables episodios acontecidos en Paso Viejo”. “Como ministro de Justicia y DD.HH. de la Provincia le transmití nuestro acompañamiento y la disposición del ministerio a mi cargo para garantizar que se investigue hasta las últimas consecuencias”, expresó López.

En tanto, el jefe comunal de Paso Viejo, Darío Heredia, dijo sentirse “responsable, conmocionado y con culpa” por el hecho. “Si tengo que dar un paso al costado, lo hago. Estoy acá poniendo la cara”, expresó Heredia al participar de una movilización de vecinos en la que se exigió justicia por el asesinato del adolescente. “Como jefe comunal pido que la Policía investigue. Me pongo en el lugar del pueblo y la familia, y me siento conmocionado. Estoy haciendo todo lo posible para que se averigüe quién es el que mató a ese chico”, indicó.

Por su parte, vecinos autoconvocados de Paso Viejo dieron a conocer su versión acerca de lo sucedido y denunciaron “abuso policial” en la zona. “A las cuatro de la mañana, había un grupo de varios jóvenes que estaban reunidos escuchando música, y tomando algo, entre el dispensario y la radio. Un móvil les dijo que se fueran. Regresaron dos móviles, un auto y una camioneta. Eran tres policías aproximadamente que cuando volvieron directamente dispararon a los chicos. No estaban armados, no estaban haciendo lío, sólo se habían juntado a tomar algo. Fueron más de 20 balas, les tiraban por la espalda”, detallaron en un comunicado. Al mismo tiempo, afirmaron: “¡Basta de abuso policial! ¡Justicia por Joaquín! ¡Que nuestra indignación se transforme en justicia!”.

Piden a autoridades “garantías” de justicia y reparación

El Movimiento Campesino de Córdoba y la Mesa Provincial de Trabajo por los Derechos Humanos Córdoba repudiaron ayer en forma conjunta el “accionar violento de la Policía de la provincia de Córdoba que terminó asesinando a Joaquín Paredes de 15 años, en la localidad de Paso Viejo”. En este sentido, exigieron una “reacción inmediata del gobierno de Córdoba” y solicitaron a las secretarías de Derechos Humanos de la Provincia y de Nación que intervengan “en las garantías de justicia y reparación a las víctimas y a todo un pueblo destrozado”.

“Estas no son acciones aisladas, vivimos todos los días en nuestros pueblos y ciudades el hostigamiento y persecución permanente de la Policía de Córdoba contra los jóvenes de los sectores populares. Por eso mismo, creemos necesario dar la discusión urgente de un modelo de seguridad pública basada en valores democráticos, inclusivos y solidarios”, señalaron en un comunicado.

“No queremos ni un pibe más asesinado por el gatillo fácil de la Policía y no queremos vivir más abuso de la autoridad policial hacia los humildes de nuestro pueblo perseguidos por el solo hecho de ser pobres”, agregaron desde el Movimiento Campesino de Córdoba y la Mesa Provincial de Trabajo por los Derechos Humanos.

Desde la oposición coincidieron en criticar el accionar de la fuerza policial

Referentes políticos de distintas fuerzas de nuestra provincia salieron ayer a rechazar en forma enfática el crimen de Joaquin Paredes en la localidad de Paso Viejo. Con el asesinato por “gatillo fácil” de Blas Correas, ocurrido en agosto pasado y aún en investigación, resultó inevitable la comparación de la oposición y la referencia al marco institucional que, en relación a ese hecho, indujo al Gobierno a introducir cambios en la Plana Mayor de la Policía capitalina. Por caso, la diputada nacional por la UCR, Brenda Austin, calificó el crimen de Paredes como “otro caso de violencia institucional” y pidió que el gobernador Juan Schiaretti “responda”.

En tanto, el diputado del Frente de Todos, Eduardo Fernández, alertó que “no es un hecho aislado ni un accidente” sino que lo relacionó a “una política inhumana en materia de seguridad”. “Exijamos que se haga justicia, pero avancemos decididamente en la implementación de paradigmas más humanos y democráticos para brindarnos seguridad como sociedad”, agregó Fernández. A propósito, la legisladora del Frente de Izquierda, Soledad Díaz García, expresó que “Joaquín es otra víctima del Estado policial de Schiaretti”, al que calificó de “pandemia sangrienta”. 

Para la Uepc, la violencia nunca es el camino

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc), delegación Cruz del Eje, repudió el “violento accionar policial que terminó con la vida de Joaquín, alumno de tercer año del Ipea número 306 de Paso Viejo”. “Nos invade una profunda preocupación por las acciones de violencia ejercidas por la Policía de Córdoba, frente a hechos que a diario ocurren con los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”, señaló el gremio.

Además, exigió un “pronto esclarecimiento y justicia para este fatal y lamentable hecho”. Desde la Uepc ratificaron también su “solidaridad con todos que, de una manera u otra, se han visto perjudicados por el accionar policial o de cualquier fuerza de seguridad”. “La violencia nunca puede ser el camino. La seguridad del pueblo no puede justificar la violación de sus derechos”, advirtió la delegación cruzdelejeña del sindicato.

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar