Por qué los niños no padecen las peores complicaciones del coronavirus

Cada vez hay más pruebas de que los vasos sanguíneos sanos protegen a los niños de los efectos graves del Covid-19, como el accidente cerebrovascular

Desde que comenzó el brote de coronavirus, los científicos han estado tratando de averiguar por qué los niños son mucho menos propensos que los adultos a experimentar complicaciones graves por la infección. Ahora la investigación sugiere que la respuesta podría estar en los vasos sanguíneos sanos de los niños.

Los niños representan solo una pequeña proporción de los infectados por el SARS-CoV-2, el virus que causa Covid-19. Una gran encuesta realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. En Atlanta, Georgia, encontró que los niños de 17 años y menores, que representan el 22% de la población de los EE. UU., representan menos del 2% de las infecciones confirmadas por Covid-19 en todo el Reino Unido Estados y, de 2,572 niños incluidos en la encuesta, solo el 5.7% fue al hospital y solo tres murieron.

Se han propuesto varias teorías para explicar por qué los niños no se enferman tanto. Estos incluyen la posibilidad de que tengan una respuesta inmune inicial más fuerte y más efectiva al virus que los adultos, y que puedan tener cierta inmunidad de la exposición reciente a virus similares. Pero un número creciente de investigadores piensa que la diferencia entre adultos y niños podría ser la condición de sus vasos sanguíneos.

Muchos adultos con graves Covid-19 experimentan coagulación en los vasos sanguíneos, lo que conduce a ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. La coagulación parece estar relacionada con un mal funcionamiento del endotelio, el tejido liso que recubre los vasos sanguíneos y normalmente evita la coagulación, dice Frank Ruschitzka, cardiólogo del Hospital Universitario de Zúrich en Suiza. Normalmente, los coágulos de sangre se forman solo para detener el sangrado de una lesión, pero si el endotelio está dañado, también se pueden formar coágulos.

Ruschitzka y sus colegas han descubierto que el SARS-CoV-2 puede infectar las células endoteliales, que se encuentran en todo el cuerpo. En un estudio de tres personas con Covid-19, dos de las cuales murieron, el equipo de Ruschitzka descubrió que el SARS-CoV-2 había infectado el endotelio del paciente y causado inflamación y signos de coagulación. El estudio fue pequeño, por lo que tales complicaciones deberán ser investigadas más a fondo, pero los problemas con el endotelio parecen estar involucrados en la mayoría de los casos de Covid-19 que progresan a enfermedad grave o mortal en adultos, dice.

Esta teoría también podría explicar por qué las personas con afecciones que comprometen el endotelio, como la diabetes y la hipertensión, tienen un mayor riesgo de sufrir Covid-19 grave, dice Marcel Levi, hematólogo del Hospital Universitario de Londres.

Perfecta condición

El endotelio generalmente está en mejores condiciones en niños que en adultos. "El endotelio de un niño se configura perfectamente y luego se deteriora con la edad", dice Paul Monagle, un hematólogo pediátrico en el Campus de Niños de Melbourne.

Monagle y otros piensan que los vasos sanguíneos de los niños pueden resistir un ataque viral que los adultos. Otro apoyo para esta teoría es la observación de que pocos niños con Covid-19 presentan coagulación excesiva y vasos dañados, dice.

Monagle está tratando de entender qué sucede cuando el virus ingresa a las células endoteliales. Él piensa que probablemente interrumpe la comunicación entre las células, las plaquetas y los componentes plasmáticos involucrados en la coagulación, y que esta ruptura de la comunicación conduce a la formación de coágulos en exceso (trombogénesis).

Ha lanzado dos experimentos para tratar de comprender mejor este mecanismo y ver si hay algo protector sobre los vasos sanguíneos de los niños que los hace menos propensos a producir coágulos excesivos en respuesta a la infección viral.

En el primer experimento, su equipo intentará recrear condiciones dentro de los vasos sanguíneos de niños y adultos en el laboratorio. Tomarán células endoteliales cultivadas infectadas con SARS-CoV-2 y las bañarán en plasma de tres fuentes: niños, adultos sanos y adultos con enfermedad vascular. Al comparar cómo las células infectadas interactúan con los tres tipos diferentes de plasma, deberían poder ver qué hace que la señalización en los vasos se torne mal.

Monagle espera que el estudio de muestras de niños ofrezca pistas sobre lo que está pasando en algunos adultos. "Si entendemos lo que les sucede a los niños, podríamos modificar a los adultos para que sean más infantiles", dice.

En un segundo experimento, el equipo analizará el plasma de niños y adultos con Covid-19, que contiene proteínas liberadas por células endoteliales dañadas, para identificar posibles marcadores de enfermedad.

Fuente: Intramed

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar