Quienes tienen menos vitamina D transitan peor la enfermedad

Según un estudio realizado por investigadores españoles, las personas que transitaron más duramente la enfermedad de Covid-19 son las mismas que tenían bajos niveles de vitamina D.

Nuevos estudios permiten postular que existe una relación entre coronavirus y vitamina D, o así lo muestra la investigación llevada a cabo por científicos de España. Los resultados obtenidos en este estudio determinó que los niveles de vitamina D de 216 pacientes hospitalizados fueron más bajos en comparación con 197 personas que no estaban ingresadas en el hospital, sin registro de la enfermedad.

Más precisamente se encontró deficiencia de vitamina D en el 82,2% de las personas hospitalizadas, frente al 47,2% en el grupo de control, es decir, el grupo de personas no hospitalizadas que se utilizó como comparación. A su vez, entre las personas hospitalizadas que analizó el estudio, aquellas con niveles bajos de vitamina D presentaron un mayor porcentaje de hospitalización en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Tal es así que las personas con bajos niveles de vitamina D tuvieron un porcentaje de hospitalización de 26,6%, frente a un 12,8% de aquellas que tenían niveles satisfactorios de la vitamina. Otro aspecto que también se analizó fue el tiempo en el hospital: para aquellos que presentan carencia de esta vitamina, el tiempo de internación también fue más largo, 12 días frente a 8.

Sin embargo, en relación con la mortalidad por Covid-19, la diferencia no fue significativa, lo que puede tener que ver con limitaciones en los datos o los métodos de esta investigación en particular. Al respecto, los investigadores advierten también de que sus resultados se limitan solamente al hospital Marqués de Valdecilla, en la ciudad de Santander, y no pueden generalizarse a otros países, contextos y etnias.

Asociación entre las partes

Los autores del estudio, que como se mencionó anteriormente son miembros de la Universidad de Cantabria y del Hospital Marqués de Valdecilla, advirtieron que lograron demostrar una asociación entre la presencia de vitamina D y Covid-19, pero no una causalidad. Es decir, no es posible afirmar que la deficiencia de ésta conduce a la enfermedad, o que el refuerzo de vitamina D puede proteger contra la enfermedad.

Además, el estudio aclaró que los niveles más bajos de vitamina D ya tienden a encontrarse con mayor frecuencia en los ancianos y personas con enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y cáncer, que a su vez también son factores de riesgo para la covid-19. Otro aspecto que mencionaron es que en la investigación, los hospitalizados con Covid-19 y con niveles bajos de vitamina D tenían más probabilidades de tener también enfermedades crónicas.

"Los niveles de vitamina D deben interpretarse con precaución, ya que la población en riesgo de infección severa por Sars-CoV-2 es probablemente la misma que tiene riesgo de deficiencia de vitamina D", manifestó el artículo. Esta deficiencia se considera común en el mundo por razones aún en estudio.

Algo muy importante es que los niveles bajos de vitamina D ya se relacionaron con otras enfermedades virales, como la gripe, el VIH y la hepatitis C, por lo que esta asociación se encuentra en pleno estudio en el campo científico. Los investigadores de todo el mundo también buscan comprender el papel de la vitamina D en el sistema inmunológico.

Para el equipo español, los resultados de su estudio indicaron que potenciar la vitamina D puede ser importante para los grupos de riesgo, como las personas mayores vulnerables a fracturas, osteoporosis y pérdida de masa muscular.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar