La Justicia Federal investiga al empresario metalúrgico

Roberto Maggi dijo que le hubiera gustado descargar “una bala” contra la vicepresidenta

El empresario metalúrgico Roberto Maggi comenzó a ser investigado ayer por la Justicia Federal de San Francisco luego de que se conociera una publicación en su cuenta de la red social Facebook en la que manifestó su deseo de “descargar una bala” en la cabeza de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Un día después de la asunción de las nuevas autoridades nacionales, Maggi realizó un “posteo” en el que señaló: “Cómo no haber estado ahí y poder haberle descargado una bala en la cabeza a la sinvergüenza de Cristina”.

El empresario, que ostentaba el cargo de vocal de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (AIM) de San Francisco, también insultó a Florencia, la hija de la ex mandataria, e hizo referencia al tenso saludo que la vicepresidenta le brindó al presidente saliente, Mauricio Macri. Ante el escándalo, Maggi, quien fue presidente de la AIM, fue denunciado por el fiscal Federal Gustavo Vidal Lascano y la diputada nacional del Frente de Todos (FDT), Gabriela Estévez.

Por su parte, el fiscal Federal de San Francisco, Luis María Viaut, inició una investigación de oficio por presuntas amenazas. Por tratarse de presentaciones similares, los expedientes fueron unificados y girados a San Francisco, donde el juez Federal Pablo Montesi ultimaba ayer los detalles para tomarle declaración indagatoria a Maggi y decidir una eventual imputación.

Al fundamentar el pedido de investigación, Vidal Lascano señaló que “las expresiones son gravísimas sobre todo viniendo de una persona que tiene una inmensa responsabilidad social como empresario”. “Podemos tener diferencias políticas pero jamás expresiones que son propias de un estado nazi”, indicó. Además, señaló que “no se trató de un “exabrupto” sino de un “hecho delictivo”.

Horas más tarde del posteo y debido a las fuertes críticas que recibió en las redes sociales, Maggi pidió disculpas por sus dichos y dijo sentirse arrepentido. “Fue un exabrupto mío, vengo con poco trabajo y renegando mucho y encima veo el gesto de Cristina para con Macri y me molestó profundamente y por eso puse eso. Pido disculpas. Le voy a escribir una carta a Cristina y al presidente electo Fernández. Tengo que pedir disculpas porque me saqué y puse eso. No soy capaz de matar a un pájaro”, aclaró Maggi, quien renunció a la AIM.

El accionar de Maggi generó el repudio de la propia entidad, que se despegó de sus dichos y de la agrupación Mujeres Unidas de San Francisco. “¿Es acaso ésta una expresión meramente de diferencias políticas? La respuesta claramente es no. Las diferencias políticas han existido y existirán siempre en cada sociedad. La problemática radica, lamentablemente, en los discursos patriarcales encarnados en ‘machos’ como Maggi, en los que no solo se refieren hacia nosotras como ‘tilingas’ y ‘enfermas’ sino que además nos desean muertas en sus discursos con total impunidad”, indicaron en un comunicado.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar