Con más frecuencias y menos líneas, arrancó el plan de emergencia

Con recorridos modificados, el renovado servicio de transporte urbano tendrá hoy una prueba de fuego

El nuevo esquema de emergencia del transporte urbano de pasajeros, que comenzó a regir el sábado pasado, tendrá hoy su primera prueba de fuego con el inicio del grueso de las actividades productivas en la mayor parte de la ciudad.

Los cambios afectan de manera principal a los corredores de las empresas Ersa y Coniferal, con la quita de algunas líneas y la extensión de otras. En tal sentido, se explicó que se dispusieron refuerzos en los recorridos locales, al tiempo que también se modificaron otros corredores que se transforman en barriales.

Desde la Secretaría de Movilidad de la Municipalidad indicaron que el esquema es “provisorio y experimental” en la medida en que pueda adaptarse en torno al flujo de pasajeros y necesidades de los vecinos. Con todo, las modificaciones afectan a los corredores 1 y 6, a cargo de Coniferal y con el 2 y 7, de Ersa. Paralelamente, las líneas A, B y C de Tamse continúan con los recorridos extendidos,

Según se promete desde la cartera que comanda Marcelo Mansilla, las troncales, en el horario pico, tendrán una frecuencia de entre 10 y 13 minutos a partir del incremento de unidades disponibles. En el caso de las secundarias, las líneas 14, 24, 27, 62, 66 y 71 tendrán una frecuencia de entre 14 y 19 minutos.

Trasbordo y menos líneas

En tanto, se aplican modificaciones en las líneas 13 y 16, que se convertirán en barriales y sus usuarios deberán realizar un trasbordo gratuito. Además, la 17 ya no irá más desde barrio Ituzaingó hasta la zona noroeste sino que pasará por el Centro. Su recorrido en Argüello quedará cubierto por las líneas 12 y 14. Por el momento, las líneas 21, 22 y 26 de Ersa dejarán de funcionar ya que se trata de líneas con escaso flujo de pasajeros.

El recorrido de la línea 21 será cubierto por la 25 y 27 en el norte y por las líneas 25 y 29 en la zona sur. La 22 será reemplazada por las líneas 24, 25, 28 y 35, al tiempo que la 26 será cubierta por la 25 y 27 en barrio Los Boulevares; y por la 71 en barrio Artigas.

Desde la Municipalidad señalaron que en un futuro próximo, las modificaciones alcanzarán a los corredores 3, 4, 5 y 8, todos bajo control de Ersa-Aucor. En ese sentido, se remarcó el carácter “flexible” del esquema, el cual será evaluado día a día en virtud de los resultados.

Además, se reiteró que el servicio no está pensado para la “masividad” sino para los trabajadores esenciales, que son los únicos que lo pueden utilizar.
El esquema de emergencia fue anunciado a mediados del mes pasado, en el marco del pico más alto de conflictividad con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), delegación Córdoba.

Como se recordará, en una discutida sesión del Concejo Deliberante, la administración de Martín Llaryora decidió declarar la emergencia en la materia y facultó a la empresa municipal a prestar el servicio, en medio de acusaciones de “presiones” a las conductoras de los trolebuses. Con todo, la Municipalidad llegó a un acuerdo con el gremio y las empresas, que no obstante estuvo a punto de naufragar debido a incumplimiento de parte de Ersa, algo que finalmente no ocurrió.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar