Hermanos sordos crean un software para comunicarse

Buscan que esta tecnología se aplique en el país para generar una mayor inclusión

En Argentina hay 1,3 millones de personas sordas, cifra que se desprendió del Censo 2010. Este grupo multitudinario se ve excluido frente a múltiples actividades cotidianas, tales como usar el teléfono móvil para llamar, realizar trámites bancarios o la dificultad para tener un trabajo. Es así, que dos mellizos argentinos sordos, Diego y Pablo Pomeranec, impulsaron el uso de un software que facilita la accesibilidad comunicacional.

Los hermanos nacieron con discapacidad auditiva hace 49 años, cursaron la primaria y el secundario con métodos orales, sin emplear el Lenguaje de Señas Argentino (LSA). Luego, ambos lograron estudiar Administración de Empresas y Finanzas en la Gallaudet University de Washington DC, Estados Unidos, que se especializa fielmente en la formación de personas sordas.

Fue allí donde aprendieron y adquirieron conocimientos de accesibilidad tecnológica para personas con discapacidad auditiva y luego, regresaron a la Argentina para comenzar sus proyectos. Uno de ellos, fue la fundación de la empresa de servicios de subtítulos y traducción simultánea e intérpretes de LSA.

Los Pomeranec remarcaron que existe una falta de alcance comunicacional que dificulta enormemente su vida autónoma. En este sentido, ellos aplicaron en sus viajes el software Tera que según especificó Pablo “utiliza la inteligencia artificial para convertir el habla en texto al instante y se usa en celulares y tabletas”. La idea es que su proyecto pueda implementarse en el país. Los hermanos aseguraron que esta innovación “permite llamar y recibir llamadas desde cualquier teléfono fijo o desde un teléfono móvil en cualquier parte del mundo y convertir lo que la otra persona dice en texto en la pantalla del dispositivo que se use. El otro aparato no necesita tener la aplicación”.

“Generar inclusión hace que seamos una mejor sociedad”, sostuvo Pablo. Es así, que los creadores de este trabajo junto a su socio, el informático Alejandro Restuccia anhelan poder proporcionar esta tecnología al territorio argentino y brindar la ayuda correspondiente a las personas sordas. “Para aportar este desarrollo a Argentina, es necesario que se involucre el Estado, por lo que estamos manteniendo reuniones con autoridades de Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones), de Modernización y de Ciencia”, recalcaron.

Por su parte, Diego aclaró: “Las personas con discapacidad auditiva conviven con la carencia de comunicación, de independencia, de autonomía, de accesibilidad, lo que dificulta acceder a la educación y a la información en general”. Por último, Pablo concluyó: “Si logramos traer Tera, las personas podrán elegir cómo comunicarse: con voz, lenguaje de señas, texto en tiempo real, voz a texto o texto a voz”.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar