La Nasa ya trabaja con su primera aeronave eléctrica

La agencia consideró que el protocolo que se usará para probar tecnologías es un hito

La Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (Nasa, por sus siglas en inglés) se encuentra trabajando con su primer avión experimental eléctrico: el X-57 Mod II. Los modelos X son aquellos que utiliza la agencia espacial para probar diversas tecnologías. En este caso en particular, intentan comprobar su sistema de propulsión eléctrica e incluso pretenden compartir “lecciones valiosas aprendidas en el camino, ayudando a informar sobre el creciente mercado de las aeronaves eléctricas”. El proyecto ya llegó al Centro de Investigación de Vuelo Armstrong para ser sometido a múltiples verificaciones.

El X-57 fue entregado por Empirical Systems Aerospace (Esaero) en la primera de tres configuraciones como aeronave totalmente eléctrica, catalogada como Modificación II o Mod II. Su adjudicación marcó un hito fundamental para el emprendimiento, debido a que los ingenieros de la Nasa podrán someter al avión a pruebas de tierra, para después iniciar las mismas en vuelo. Sin embargo, no se han especificado aún los cambios de fase, pero sí que los siguientes modelos (Mod III y Mod IV) tendrán alas, en comparación con el actual.

Tom Rigney, gerente del proyecto X-57, aseguró: “La entrega del avión X-57 Mod II a la Nasa es un evento significativo que marca el comienzo de una nueva fase en este emocionante proyecto de avión X eléctrico”. Mientras que este protocolo empezó pruebas de validación de sistemas en el terreno, las siguientes facetas de los Mods III y IV se encuentran en marcha, con la finalización exitosa de las pruebas de carga en el ala del Laboratorio de Cargas de Vuelo Armstrong. Luego de terminar con la demostración, el ala se someterá a controles de ajuste en un fuselaje en ESAero.

La finalidad del X-57 es ayudar a efectuar estándares de certificación para los mercados de aviones eléctricos, con la inclusión de vehículos de movilidad aérea urbana, que también se apoyan en difíciles sistemas de propulsión eléctrica distribuida. Por su parte, desde la agencia norteamericana compartirán el diseño específico en dicha propulsión y el proceso de aeronavegabilidad del avión con los supervisores y la industria.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar